Windows 11 supera por poco el 15% de cuota, lo que no sorprende para nada

Windows 11 baja cuota de mercado

Hace unos días escribí un artículo que explicaba por qué uso Linux si «eso no lo usa nadie». Entre los motivos que dí estaba que Linux no suele poner las restricciones que pone el sistema operativo de las ventanas, y Windows 11 no se instalará si el chip de nuestro equipo no soporta TPM 2.0 (siglas de Trusted Platform Module). Sólo ordenadores relativamente modernos soportan esto, y mi Lenovo de 2016, por ejemplo, debería quedarse en la cuneta.

Ya lo explicó Diego, recordándonos como IBM perdió clientes mientras Microsoft e Intel seguían su tendencia al alza. Los movimientos extraños hacen que la gente se mosquee y se plantee un cambio, y más aún si no se les permite instalar su opción principal. Y es que, un año después de su lanzamiento, Windows 11 tiene una cuota del 15%, pero no una cuota de mercado general, sino comparándolo con respecto a otras versiones del sistema que desarrolla Microsoft.

Windows 11 no llega a 1 de cada 6 ordenadores con Windows

Si algo aprendimos al cambiar al Euro, además de que las cosas podían ser más caras, fue la relación entre el 1 y el 16. Aunque con decimales, 0.16 x 6 son 1 (insisto, con decimales, que sé que son 96), así que, de un vistazo, sabemos que la última información de statcounter indica que Windows 11 no llega a estar instalado en 1 de cada 6 ordenadores con Windows. Sus datos dicen que está en el 15.45% de los ordenadores con las ventanas, lo que está más cerca del 1 de cada 7. ¿El motivo? No está claro, pero el TPM 2.0 tiene algo que decir, sin lugar a dudas.

Entre los usuarios de Windows hay algunos que no son muy aficionados a actualizar el sistema operativo. Windows 7 se quedó sin soporte en enero de 2020, y aún está en el 9.62%, muy por encima de Windows 8 que se queda en el 2.45%. Aún con estas personas que prefieren no cambiar, las cifras serían mejores sin la restricción del TPM. De hecho, hay muchos artículos y vídeos que explican cómo saltarse esta restricción, y si existe este contenido es porque sí interesa. Por lo tanto, interés hay, ni más ni menos que lo que ha habido siempre, pero Microsoft ha añadido una restricción que está «matando» a muchos equipos.

… y yo tan feliz en Linux

Esto es algo que no pasa en Linux. No es imposible que un ordenador no cumpla con los requisitos mínimos, pero esto suele ser cuando el sistema operativo ha evolucionado hasta un punto en el que requiera más RAM y disco duro. No se ponen restricciones por ponerlas. En la actualidad, prácticamente cualquier ordenador puede instalar cualquier distribución Linux si es el procesador es de 64bit y tiene 4GB de RAM, y hay distribuciones que funcionan con 2GB de RAM.

Y es que, ojo a la página de soporte donde se indican los requisitos mínimos, no contentos con lo del TPM 2.0, el tercer punto pone lo siguiente:

Storage (esto es «almacenamiento», que ni se han dignado a traducirlo bien): 64 GB o un dispositivo de almacenamiento más grande. Si el equipo no tiene una unidad de almacenamiento lo suficientemente grande, a veces hay opciones para actualizar la unidad. Es posible que desee consultar el sitio web del fabricante del equipo o con un distribuidor para ver si hay opciones fáciles y económicas para cumplir los requisitos mínimos para Windows 11.   

64GB como mínimo. Microsoft dice que es para asegurar que va bien con las actualizaciones, pero también podrían dejar al usuario decidir si instalarlo o no. Por su parte, Linux creo que se puede instalar en 10GB, o por lo menos así se indica en GNOME Boxes. En cualquier caso, seguro que se puede instalar en 16GB, o venga, va, nos estiramos un poco y diremos 20GB. Aún sigue siendo la tercera parte de lo que nos pide Windows 11.

Así que sorpresa ninguna. Los usuarios de Windows se toman su tiempo en actualizar, y más que se tomarán, hasta el infinito, si resulta que su ordenador no puede instalar Windows 11. ¿Qué tienen que hacer, comprarse otro ordenador? Si deciden pasarse a Linux, bienvenidos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

3 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Persephone dijo

    En la empresa están adquiriendo licencias MAR/COA del Windows 10 para los equipos que van entrando nuevos pasarlos del 11 al 10 y sé que en otras empresas se está haciendo lo mismo.

  2.   trabajador dijo

    En mi ambito de trabajo y personal uso alrededor de 4 computadoras entre PC de escritorio y laptos y todas tienen linux entre Mint y Ubuntu. Y hasta ahora no tengo queja alguna ni paso trabajo para nada. Saludos

  3.   Darkcrizt dijo

    Excelente artículo y muy buena observación.

    Me gustaría añadir una pequeña observación extra a un punto que mencionas y es que en relación con la RAM, muchos equipos de entrada e incluso con características ligueramente superiores, hablando de laptops y All in ONE, casi todos (me atrevo a decir que un 90%) vienen con 4GB de RAM, lo cual en producción es apenas lo necesario para poder ejecutar el sistema operativo (Windows) y si acaso una hoja de Word y 2-3 pestañas del navegador, con lo cual el equipo ya esta super lento.

    Esto ha llevado a muchos a optar por una hacer un downgrade de Windows, instalar versiones desatendidas, modificadas e incluso optar por Linux.

    Puedo decir que esta parte que no toman en cuenta los fabricantes, es un factor a tomar en cuenta. Y es que hoy en pleno 2022 (casi 2023) personalmente sigo sin entender como todavía se atreven los fabricantes a lanzar equipos con estas características de entrada con un sistema tan demandante en cuestión de recursos y que sobre todo difícilmente un usuario promedio le podrá sacar el jugo o aprovechar todas las características. Un ejemplo claro es la integración de Xbox (game pass, rewards, la store, etc), que en un equipo de entrada si ejecuta un juego se cuelga solo el equipo.

    Por una parte, muchos dirán, pues se aumenta la RAM, se le pone un SSD, etc. pero en la realidad, hay que tomar en cuenta que si alguien va por un equipo de entrada es porque no tiene la solvencia para ir por uno con mejores características y si el sistema de entrada demanda todos esos recursos iniciales, pues lo ideal sería optar por optimizar el sistema para ese tipo de equipos, realizar algún convenio/asociación/petición a MS para que entregue una versión óptima para este tipo de equipos o en su defecto señalar al usuario y permitir que este pueda elegir si quiere de entrada iniciar con dolores de cabeza u optar por otro sistema acorde al equipo.

    Y nuevamente toco el tema, los fabricantes no sé que tienen en la cabeza para lanzar equipos de estas presentaciones destinados a tener Windows 11, y sobre todo lanzar equipos con RAM soldada y sin un slot extra, con procesadores celeron, penitum gold, amd e, entre otros. Este tipo de características son para equipos de hace 6-8 años que aún podían ejecutar Windows 7, pero que hoy en día ya no son viables (hablando en términos de ejecutar Windows 11).

    Creo que me extendí un poco, pero como te comento compañero creo que es un factor que tambien influye y sobre todo a tomar en cuenta al querer comprar un equipo de entrada, no solo por hablar de un OS, sino en general.