Windows basado en Linux. Otra vez la burra al trigo

Windows basado en Linux

El año pasado Steven J. Vaughan-Nichols, columnista de Computer World había propuesto un Windows 11 basado en Linux. Unos días después Microsoft hizo anuncios que lo refutaban. Este año le toca a un histórico del movimiento del código abierto. Eric S Raymond ser el que imagina que Windows se transformará en una suerte de Wine, es decir en un puente entre las aplicaciones de Windows y el núcleo Linux.

En un post señala que el negocio principal de Microsoft cambió desde la aparición de Azure, su línea de productos de soluciones para la nube, hoy Azure constituye su fuente principal de ingresos, mientras que la venta de computadoras de escritorio van cayendo. De ahí da el salto teórico y llega a la conclusión de que Windows dejará de dar ganancias y se transformará en pérdidas.

Acá tengo que hacer un par de aclaraciones. La caída de venta de las computadoras de escritorio (y notebooks) no solo se detuvo, también se revirtió debido a la pandemia. Y, hay otros dispositivos en los que puede instalarse Windows.

El año pasado Microsoft presentó la tableta Surface Neo con el sistema operativo Windows 10x

Windows 10x es Windows 10 optimizado para dispositivos de doble pantalla y plegables. Está basado en Windows Core OS (WCOS)

Windows Core OS es un conjunto de componentes básicos de Windows estandarizados para que funcionen en diferentes tipos de dispositivos. Se trata de una combinación de partes de OneCore OS, los paquetes de aplicaciones UWP/Web y Win32, y el compilador C-Shell.

¿Ustedes vieron la palabra Linux por algún lado?

Otros argumentos de Raymond son la próxima versión Linux del navegador Edge y que sus desarrolladores estén colaborando con parches para el nucleo Linux que mejorarán la compatibilidad de Windows Subsystem for Linux (WSL)

Windows basado en Linux. Por qué no creo en esa posibilidad

Edge está basado en Chromium y, Chromium es un proyecto que tiene versión Linux. Dado que Microsoft está tratando de llevar clientes a servicios online como Microsoft 365, el que Edge se integra perfectamente con esos servicios y, que como dijimos la mayor parte del trabajo ya está hecho, sería absurdo no portarlo. No estamos hablando de la versión Linux de Word.

Con respecto a WSL, su objetivo desde el principio fue dar un incentivo a los programadores que usaban Linux y lenguajes de código abierto para que usen Windows y Visual Studio. Es decir el sentido contrario al o que va Raymond.

El siguiente hecho que agrega a la ensalada es Proton. Se trata de un proyecto de Valve que permite que los juegos Windows de la tienda de Steam funcionen en Linux.
Dice Raymond:

Lo que pasa con los juegos es que son la prueba de esfuerzo más exigente posible para una capa de emulación de Windows, mucho más que el software de negocios. Puede que ya estemos en el punto en el que la tecnología Proton es lo suficientemente buena para ejecutar software empresarial de Windows sobre Linux. Si no, lo estaremos pronto.

Proton no deja de ser una versión modificada de WINE, y hay programas como Kindle Create o el propio lector Kindle para Windows que es imposible hacer funcionar bajo WINE. Y no estamos hablando de programas demasiado complejos.

Para terminar, se pregunta que haría un estratega corpoativo de Microsoft y concluye que buscarían convertir Windows en una capa de emulación parecida a Proton sobre un núcleo Linux. Esta capa se iría reduciendo con el tiempo a medida que los desarrolladores de Microsoft van incorporando más parches al núcleo Linux.

Según él, la ventaja para Microsoft es que se desharía de una fracción cada vez mayor de sus costes de desarrollo.

El gran final que imagina es Microsoft decretando el fin de la vida útil de la emulación de Windows y los proveedores de software dejando de crear binarios para Windows en favor de software compatible con Linux.

Es probable que yo sea el más pro Microsoft de los columnistas de Linux Adictos. Aún así tengo perfectamente en claro que lo de la empresa con el código abierto no es amor, son negocios. Puede que en el futuro solo saquen versiones de mantenimiento de Windows, pero no van a renunciar a mantenerlo.

El mercado parece dirigirse a servicios basados en la nube y dispositivos tipo Chromebook reemplazando a las computadoras de escritorio y notebooks. En ese contexto tiene sentido portar Edge a Linux pero no otras aplicaciones que funcionan bien en la nube como Microsoft Office. Posiblemente haya un Edge OS basado en Linux, pero Windows no va a desaparecer.

Lo más seguro es que Microsoft intente atraer usuarios de Linux a sus aplicaciones en la nube, y en el caso de que el mercado vuelva a preferir el software instalado localmente, volver a atraerlos a Windows.


4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Pedro dijo

    El negocio de Microsoft hoy en día no está en los consumidores.

    Llevan 50 años tratando a las personas como si fueran empresas y les va a costar otros tantos cambiar.

    ¿Quieren cambiar? ¿Por qué no se dedican solo a las empresas?

  2.   Carlos Fonseca dijo

    Yo también creo que la nueva Microsoft es como la vieja:
    Abrazar, extender, extiguir.

  3.   Andres dijo

    Yo creo que Windows perdio la batalla con Chrome OS para basarse en la nube y se deberia dedicar al rubro JUEGOS que es para lo unico que sirve WINDOWS.

  4.   Claudio dijo

    Microsoft hace mucho rato que se encuentra enfrentado a una disyuntiva. Mantener la compatibilidad de sus productos bajo el modelo actual (lo cual implica mantener los problemas de seguridad y de funcionamiento actual) o arriesgarse y dar un corte radical a un núcleo de tipo unix. Tal como lo hizo Apple en su momento. La historia nos dice que prefiere hacer cambios «graduales». Ya lo vimos con anterioridad, cuando saco Windows 8 solo para que el usuario se «acostumbré» a ciertas formas de trabajo (no es el único caso). Pero poco a poco hemos visto como avanza en ese sentido, desde los tiempos en que compro caldera. Hoy se puede observar como por ejemplo Windows está migrando hacia un servidor gráfico, para el manejo de su interfaz. Algo que en el mundo unix es tradicional desde siempre. Lo cual facilitará el día de mañana la posible migración sin perder mucha «compatibilidad». Ya que hay que ser honestos. Lo único que realmente mantiene Windows funcionando, es el catálogo de software que corre sobre el. Y eso es algo que en Redmond tienen claro.
    Personalmente creo que será un camino aún largo y tortuoso antes que de ese paso final. Pero cualquiera que lleve suficiente tiempo en este rubro, se dará cuenta, que con cada nueva versión de Windows, se le agrega una nueva funcionalidad propia del mundo Unix. Aunque los rebautizen con un nuevo nombre para efecto de marketing (como por ejemplo el active directory y los perfiles móviles).
    Y será un camino largo, debido a que hay demasiados millones en juego. Y la historia nos enseña, que las empresas que pierden su «liderazgo» rara vez las recuperan y terminan por desaparecer en los anales de la memoria. Sino pregunten a cualquiera de las nuevas generaciones si han escuchado hablar de Wordperfect, Lotus, etc.