Ubuntu 19.04 Disco Dingo. Un lanzamiento que no aportará nada

Ubuntu 19.04 viene con el tema Yaru y un nuevo fondo de pantalla.


El próximo 18 de abril se lanzará la primera versión del año 2019 de Ubuntu. Voy a decirlo antes de que salga. Ubuntu 19.04 no aporta nada.

Es cierto, hay un nuevo (y horrible) fondo de escritorio, un nuevo juego de iconos, y versiones más actuales del núcleo Linux y del software preinstalado. Pero eso no la diferencia del resto de los lanzamientos de este año. Y lo que hacía diferente a Ubuntu era precisamente traer algo innovador en cada versión.

Pero a Canonical ya no le interesan los usuarios domésticos.

Un poco de historia

Ubuntu fue una de las primeras distribuciones importantes en apostar al live cd. Su popularidad creció porque en los tiempos en que muy pocos tenían conexiones de Internet mandaban los cd de instalación a todo el mundo. Era fácil instalar los codecs multimedia y los drivers privativos. Incluso podías instalar Ubuntu sin salir de Windows con un programa que traía el cd.

Canonical soñaba con ser la Apple del mundo Linux. Fedora y OpenSUSE eran los bancos de prueba de Red Hat y Novell. Distros comunitarias como Debian o Archlinux estaban en otra cosa. Ubuntu era la opción para los usuarios domésticos.

Este es el momento en que alguno de ustedes deja de leer y va al formulario de comentarios para recordarme que Mandrake fue la primera distribución enfocada al usuario doméstico. Es cierto, pero yo estoy hablando de algo más allá de asistentes gráficos de instalación. Hablo de una experiencia de uso distintiva.

La utopía de la convergencia

Cada lanzamiento de Ubuntu provocaba una batalla campal entre los fanáticos de Ubuntu por un lado, con los defensores de la pureza del software libre, y por el otro con los que decían que en realidad ya había otra distribución que había hecho lo mismo. Hace años que no pasa.

Soy de los que piensan que el gran error de Linux fue no desarrollar su propio hardware. Los usuarios dependimos durante años de la ingeniería inversa y de la buena voluntad de los fabricantes. Hoy, distribuciones como Manjaro y KDE Neon tienen convenios con fabricantes de notebooks y Dell manufactura equipos con Ubuntu. Pero cuando Canonical decidió apostar a la fabricación de su propio dispositivo híbrido era algo novedoso.

Edge era un smartphone/pc. Por si mismo era un teléfono móvil como cualquier otro de los modernos. Al conectarlo con un monitor y un teclado se transformaba en una computadora de escritorio. La interfaz de usuario se adaptaba a las circunstancias. Aunque el financiamiento colectivo fue un éxito los primeros días, no llegó a recaudar lo necesario.

La vuelta a GNOME

Algunos iconos de Ubuntu 19.04 fueron rediseñados y se mejoró el soporte para iconos de aplicaciones de terceros.

Unity, el escritorio creado para reemplazar GNOME 2, dividió las aguas. Algunos lo amamos a primera vista, otros se cambiaron de distribución. Ni siquiera GNOME 3 generó tanta polémica.

La versión original permitía ver las redes sociales, escuchar música y buscar tanto en el equipo como en línea sin necesidad de abrir aplicaciones. Un renovado centro de software permitía a desarrolladores de software y autores de publicaciones vender sus productos.

Sin embargo, Unity fue perdiendo funcionalidades. Un problema de seguridad nos quitó la posibilidad de ver las redes sociales en el tablero. La documentación para crear aplicaciones era confusa y el entorno de desarrollo creado por Canonical (Basado en QT Creator) fallaba seguido. Si buscabas soporte en AskUbuntu (que era lo que recomendaba la documentación) lo más seguro era que te dieran de baja la pregunta por no cumplir alguna norma.

La respuesta de Canonical era que esperáramos a Unity 8. Pero Unity 8 nunca estuvo listo. Un día nos encontramos con la noticia de que Ubuntu volvía a GNOME y abandonaba los teléfonos. Ya había abandonado su proyecto de televisor inteligente.

Casi por casualidad la empresa de Shuttleworth había conseguido ser rentable. El interés corporativo por la nube, un campo en el que la compañía había sido pionera, le trajo grandes clientes. Por otro lado la manía de los fabricantes por conectar a Internet cualquier aparato impulsó su versión para la Internet de las Cosas.

En previsión de su lanzamiento a bolsa fue necesario echar lastre. Es decir,  mi afirmación del principio del artículo. No más innovaciones para los usuarios domésticos. Salvo que puedan usarse también en la nube y la Internet de las cosas.

Qué trae Ubuntu 19.04 Disco Dingo

Vamos a repasar entonces las ¿novedades? de esta nueva versión

Nuevo tema

Yaru, el tema por defecto introducido en Ubuntu 18.10 no soportaba iconos para varias aplicaciones de terceros. Los iconos regulares de estas aplicaciones no armonizaban demasiado bien con los de las instaladas. Ese problema estético fue corregido. También se modificaron los iconos del centro de software, la papelera y el panel de configuración. El fondo de escritorio, como sucede a cada nueva versión, corresponde a la mascota. O eso supongo. Si alguien le ve algún parecido a un dingo que avise.

Hay quién dice que el escritorio se parece cada vez más al GNOME original que a Unity, por mi parte no puedo asegurarlo.

GNOME 3.22

Ubuntu no adopta todas las características completas de la versión 3.22 de GNOME. En algunos casos esto es bueno para el usuario. Podemos seguir teniendo iconos en el escritorio y el panel lateral está presente en forma permanente. Por el contrario, no se incluyeron las (muy necesarias) mejoras en el centro de software ni los controles para activar fractional scalling en HiDPl.

Núcleo Linux 5.0

La gran novedad de esta versión, es el soporte para las tarjetas gráficas AMD de gama alta,  mejoras en el rendimiento de la CPU y soporte para más hardware.

Livepatch

Livepatch es una característica que permite instalar mejoras de seguridad en el núcleo sin necesidad de tener que reiniciar el sistema. Solamente funciona con las versiones de soporte extendido. En Ubuntu 18.04 había una pestaña en la aplicación de actualizaciones que permitía activarlo. Al no ser de soporte extendido, la versión 18.10 no la incluía. Por algún motivo la volvieron a poner en la 19.04 aunque con un aviso de que la función no está disponible.

Si quieren saber mi opinión, por lo interesante esta versión más que Disco Dingo debería llamarse Dromedario Dormido.

Aunque, no todo es culpa de Canonical. El mercado de computadoras de escritorio ya no tiene demasiado para ofrecer. Hasta los nuevos modelos de smartphone solo agregan cámaras o la posibilidad de plegarse.

Si queremos emoción habrá que buscarla en Arduino, Raspberry Pi o Nvidia Jetson.


14 comentarios, deja el tuyo

  1.   Cristian dijo

    Estabilidad. Con eso estoy muy agradecido.

    1. Gracias por comentar. Lo de la estabilidad debería darse por supuesto, lamentablemente no siempre es así.

  2.   Martín dijo

    Bueno en cuanto al wallpaper es algo personal, a mí me agrada y lo tengo en mí Debian pero obviamente como todos mis fondos los cambio cada tanto. Por otro lado, en las novedades, creo que ya no debemos esperar mucho por parte de Canonical, como bien dices, ya el interés no está en los usuarios comunes, sino en servicios de nube.. una pena pero sino me equivoco es una empresa, y como tal buscan ganar dinero

    1. Me encantan que las empresas de código abierto ganen dinero. Pero hecho de menos el espíritu innovador.

  3.   Enrique dijo

    Pienso que luego de casi 10 años teniendo smartphone a alguien ya se le debió ocurrir incluir el software del teclado en algún OS (¡a mi se me ocurrió hace casi 3 años!) , no puede ser que el smartphone más barato, el software más antiguo tenga esta característica y ningún laptop ni pc (ningún OS) lo ofrezca.

    1. Linux tiene un teclado en pantalla en las opciones de accesibilidad. Y creo haber visto que WIndows también.
      Estuve viendo que GSConnect te permite usar el teclado del pc en el móvil en forma inalámbrica, pero no conseguí hacerlo funcionar.

  4.   Gustavo dijo

    La gran mayoría de usuarios no buscan emociones domésticas en un sistema operativo como tal, sino que quieren hacer su trabajo y que las cosas funcionen. Los escritorios han llegado a un nivel de madurez que tampoco hace falta cambiarlos mucho por el momento.

    1. Tienes razón, pero a estas alturas no me veo empezando un blog de jardinería. Si no hay novedades no tengo de que escribir.

  5.   Marco dijo

    Amaría poder volver a usar linux por el tema de la terminal, hace unos días lo instalé en mi laptop de nuevo junto con windows pero después de muchos problemas con la gráfica y el trackpad no logré hacer funcionar el monitor externo.

    Esta es una de las razones por las que tuve que abandonar linux, con el trabajo no me da tiempo de ponerme a dejar funcionando todo de nuevo después de cada actualización.

  6.   d.a.eee.2019 dijo

    Lo que no me gusta de ubuntu, es que no puedo iniciar un live iso con los drivers privativos de nvidia, estoy obligado al horrible nouveau, tampoco vienen instalados codecs para reproducir simples archivos de audio o video, solo aquellos que sean 100% libres, es decir no mp3 no flac, tampoco videos h264 menos h265, etc, es una cuestion de sentido comun darle la oportunidad al usuario de tener desde un primer momento lo que simplemente no puede faltar en un OS que quiera ser considerado moderno y funcional.
    Por ahora soy feliz con manjaro cinnamon, y no pienso cambiar de distro.
    Fui usuario de ubuntu hasta 10.04, cuando abandono gnome 2, me pase a debian xfce por largo rato, hoy prefiero una distro con un entorno simple, moderno y funcional, que no me haga perder mi tiempo instalando o configurando cosas que deberian venir preinstadas por default.

    1. Hay una forma de hacerlo. Grabar un pendrive habilitando la persistencia, agregando los repositorios e instalando los drivers. Pero como dices, habiendo distros que te permiten habilitar los drivers desde el principio es algo que no tiene sentido.

  7.   Jesuhadin Perez dijo

    Excelente texto Diego… sabes de lo que hablas y sabes escribirlo bien. De acuerdo contigo. Solo hay algo mejor que tu post… “tus respuestas a los comentarios”. Eres genial. Gracias.

    1. Ya te tengo listo el cheque. Pasa a buscarlo cuando quieras.

  8.   Cristhian Echeverry dijo

    Estoy de acuerdo, en parte, con el post, he sido usuario de Ubuntu por muchos años, he pasado por Debian y Arch, en Debian se demoraban una eternidad las actualizaciones y la paquetería es un tanto antigua, pero estable como una roca, en Arch pasa todo lo contrario, tienes todo a la última pero alguna actualización puede modificar algo que cambie la estabilidad del sistema, ni modo.

    Recuerdo cuando estaba en el colegio y pedía los CDs de Ubuntu para instalarlo en mi viejo portátil, todos me miraban como un bicho raro, tiempos aquellos, anhelaba tener nuevas funcionalidades, temas nuevos, etc, ahora el presente es distinto, solo se conforman con dejar quieto lo que funciona y añadir un color distinto, asegurar el mercado tal vez.

    Creo que Ubuntu se volvió aburrido, o ya me envejecí, no sé.