China tiene un arma para responder a las sanciones contra Huawei

El arma de China para responder a EE.UU son las tierras raras

La condición de raro no se refiere a la cantidad de mineral isponibles. Habla de la posibilidad de encontrarlos en estado puro

China tiene un arma para responder al bloqueo contra Huawei. Y es un arma de destrucción masiva. El país asiático podría cortar el suministro de materiales críticos. Nos referimos a materiales que son necesarios para grandes sectores de la economía estadounidense.

La semana pasada, medios de comunicación chinos, empezaron a especular con cuales podrían ser las respuestas a las sanciones contra Huawei. Dado que se trata de medios de propiedad estatal, sus especulaciones parecen tener fundamento. Una de las medidas mencionadas es la de la prohibición de las exportaciones de elementos de tierras raras a Estados Unidos

¿Qué son los elementos de tierras raras?

La expresión Tierras raras alude a elementos que no suelen encontrarse en forma pura. El término “tierra” hace referencia a algo que se puede disolver en ácido. Está integrado por elementos químicos como el escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio)

¿Por qué decimos que China tiene un arma?

Porque se trata de minerales imprescindibles para ciertos sectores de la econmía estadounidense.

China suministra alrededor del 80 por ciento de los elementos de tierras raras importados por Estados Unidos, que se utilizan en la refinación de petróleo, baterías, electrónica de consumo, defensa y otros.

Las refinerías de petróleo dependen de las importaciones de tierras raras. Las utilizan como catalizadores para convertir el petróleo crudo en gasolina y combustible para aviones. Los imanes permanentes utilizan cuatro elementos diferentes de tierras raras en diferentes grados. Y ellos , al igual que Dios, estan en todas partes. Incluidos los auriculares, las turbinas eólicas y los coches eléctricos.

Según un consultor especialista en mercados estratégicos, el embargo chino:

Afectaría a todo: a los automóviles, la energía renovable, la defensa y la tecnología.

En otras palabras, Huawei no tendría Google Play, pero EE.UU no tendría baterías, nuevos móviles, gasolina, autos eléctricos. O los tendría a precios mucho más caros.

De acuerdo, China tiene un arma ¿Se atrevería a utilizarla?

China ya utilizó su posición dominante en tierras raras para forzar negociaciones. En 2010, limitó drásticamente las exportaciones de tierras raras a Japón. Fue durante las disputas por unas islas. Aunque el embargo obtuvo algunas victorias para China. Aunque, llevó a otros países a reevaluar y reducir su dependencia de los materiales críticos que Beijing controla.

Algunos no creen que China lo haga.

Un analista japonés de políticas energéticas afirmó.

Una de las consecuencias del embargo a Japón es que la reputación de China como productor estable se vio afectada.

Me sorprendería si hubiera un embargo absoluto. Sería una medida drástica que daría la voz de alarma permanente en los círculos de seguridad nacional mundial. Y solo para lograr una pequeña meta a la que podría aplicar otras herramientas, o incluso esperar, dada la inconstancia de Trump.

Si China tomara la decisión, perjudicaría a grandes sectores de la economía estadounidense, aunque la magnitud exacta de su puesta en práctica es difícil de estimar. La mera amenaza de que China impida el suministro de materiales industriales críticos pone de manifiesto enormes vulnerabilidades. El tema ya es motivo de preocupación entre analistas y responsables políticos de Washington, Londres, Bonn y otras capitales occidentales.

¿El final de una era?

A partir de la caída de la URSS, aparecieron las cadenas de suministro globalizadas Se impusieron porque ofrecen flexibilidad y menores costos para los consumidores de una amplia gama de productos.

Después de la segunda guerra mundial, la posición central del dólar estadounidense y de su sistema financiero fomentó el comercio e impulsó el crecimiento. SIn embargo, la tensión geopolítica actual hace que esas ventajas se conviertan en vulnerabilidades.

En circunstancias como esta, se hace cada vez más necesario difundir los principios del código abierto en el software y hardware. También hay que extenderlo a otros sectores como la investigación científica y la producción de medicamentos.

Lo cierto es que, quienes creímos haber dejado atrás la guerra fría en el 89,  nos equivocamos. Estamos a la puerta de una nueva.  Aunque parece que sin armas nucleares.


4 comentarios, deja el tuyo

  1.   Miguel angel dijo

    “En circunstancias como esta, se hace cada vez más necesario difundir los principios del código abierto en el software y hardware. También hay que extenderlo a otros sectores como la investigación científica y la producción de medicamentos.”

    ¡Excelente reflexión!

    1.    Claudio Segovia dijo

      No me parece que el párrafo tenga mucho sentido, salvo en lo que se refiere a la investigación científica. El hardware, sea libre o propietario, también depende de esas tierras raras (y, que yo sepa, el software depende de que haya un hardware para poder funcionar), que también tienen su influencia en la industria farmacéutica.
      La única posible esperanza está en la investigación científica, que permita encontrar alternativas a esas tierras raras. El resto de la enumeración es como si se hablara de los autos eléctricos: No tierras raras -> No autos eléctricos.

      1. El párrafo se relaciona con el inmediatamente anterior

        Después de la segunda guerra mundial, la posición central del dólar estadounidense y de su sistema financiero fomentó el comercio e impulsó el crecimiento. SIn embargo, la tensión geopolítica actual hace que esas ventajas se conviertan en vulnerabilidades.

        China no tiene el monopolio de las tierras raras, su ventaja es la mano de obra barata y la carencia de leyes ambientales.
        Cuando escribí el párrafo pensaba más bien en Google y el monopolio de Estados Unidos sobre Internet

  2.   Rafa dijo

    Una notícia así deja de relieve que el “plan B” de Huawei es un farol… con lo que me había ilusionado… pero seamos pacientes con los chinos a ver si nos sorprenden.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.