Cosas que aprender de las migraciones a Linux

chidoos

Microsoft compra, Chile se vende. Ese era el titular, ahí por mediados del 2007 de los blogs por un acuerdo secreto que sostuvo un ministro de la época con los ejecutivos de la empresa de Redmond y que involucraba no sólo una relación directa sino también una dependencia desmedida de los datos personales de los ciudadanos en manos de esta empresa.

Ahora el Gobierno de Chile va por un camino muy distinto, dando por válido el uso de Software Libre en su administración aunque no pretende darle favoritismo al Software Libre. Así que encargaron un estudio acerca de la conveniencia y la factibilidad de migrar a Software Libre en las reparticiones públicas.

Lo llamaron “Uso de Software Libre en el Estado” y de ese estudio salió un estudio sobre el uso (Qué tanto se usa Software Libre) una Guía de Migración, un Análisis de Impacto Económico y Social (Si es más barato usarlo y si realmente le hace bien a la sociedad)

¿Y a nosotros qué?

Además de ser un estudio interesante para la región además de los propios ciudadanos del país, muchas de las conclusiones de este estudio nos sirven para enfrentar una migración en cualquier otro contexto (desde la de un amigo hasta la de una organización) y voy a tratar de resumir esto en una lista.

La capacitación es ineludible: Con un computador hogareño o con un empleado, siempre es preciso capacitarle para no llevarnos sorpresas. Si bien las capacitaciones en Windows no suelen ser necesarias, es impresionante la cantidad de usuarios de Windows que no son capaces de usar su propio equipo en condiciones mínimas, desde el encendido/apagado de un PC hasta la forma de utilizar un programa necesario para su trabajo. Si van a usar Linux o algunos programas libres dentro de Windows, es mejor enseñarles a usarlos a menos que la curva de aprendizaje no lo justifique.

No todos saben lo mismo: Algunos usuarios se manejan mejor con el PC que otros y esto tiene directa relación con su capacidad de aprender a utilizar un entorno nuevo. Un usuario puede tener cierto nivel de conocimientos que le basten para migrar a una aplicación o a un entorno nuevo (como una distro nueva) y es capaz de asistir a sus compañeros. Entender esto nos ayuda a planificar la migración.

No tienen por qué ser totales ni bruscas: Además de amedrentar a los propios responsables de la operatividad del sistema en donde se presentó, fue la causa de más de algún retroceso. Quizás no sea necesario meterles a todos Ubuntu, puede que sea mejor empezar por ponerles a trabajar con OpenOffice, Thunderbird y Firefox.

La resistencia al cambio es natural: Lo desconocido da miedo, cambiar entonces puede ser un trabajo también psicológico. En el caso de un usuario hogareño vive esto antes, pues es él quien acepta migrar, aplica esta vez mucho más en una organización, donde la autoridad exige un cambio y se hace. Los reclamos estarán pero junto a ellos deben estar los argumentos del cambio. Tiene que ser mejor para el usuario, si no, no tiene sentido.

Hay que planificar: Esto corre hasta para el que migra solo, quizás sólo con la ayuda de cosas que leyó en Internet o para el departamento de informática de una repartición pública, las migraciones normalmente fallan porque no se pensaron bien. Quizás sea buena idea tomar un papel con un lápiz y tirar líneas planeando cómo conseguir llegar hasta tener tu PC funcionando con Linux, por ejemplo.

Lo que se necesita para hacer el trabajo: Es vital saber si vamos a necesitar un programa equivalente a lo que usamos en Windows, es buena idea entonces saber cómo funciona ese programa, podemos preguntar en Internet. Lo más probable es que si te pasas de Windows a Linux, todo lo que usaste en Windows exista, pero con otro nombre o que exista algo, pero no sea suficiente.

A veces la migración no se justifica: Según este estudio, aproximadamente un 30% de los equipos del Estado no están en condiciones de migrar debido a que, por licencias ya pagadas o por prestaciones y complicaciones de traspaso de formatos, por ejemplo, es inviable. Es triste pero puede pasar que por más que queramos, pasarnos a Linux no sea una opción si lo que hacemos con nuestro PC diariamente nos lo impide. En una organización puede que el Software a usar no exista o tengan formatos completamente opuestos.

¿Qué otros aspectos se tendrían que tomar en cuenta al migrar?

¿Experiencias migratorias en organizaciones que te parezcan conocidas?

¿Errores comunes?


Categorías

Más Linux

edumix

Ingeniero Informático de Profesión y Desarrollador Web de vocación. Amante de las Nuevas Tecnologías e Internet. "Linux Adicto" y en contacto... Ver perfil ›

4 comentarios

  1.   vincegeratorix dijo

    hola…
    genial que acá se hagan estudios, y se piense la idea del SL
    la mayoría de las cosas ahí son cosas que todos saben… pero que no está demás agregarla a un estudio….
    pero el último punto me dejó pensativo…

    para los que no saben hace unos años chile iba a firmar un tratado con M$ totalmente secreto, y que el senador navarro descubrió y se opuso por el alto costo de las licencias que se le pagarían… cuando salió a la luz “desapareció” y metieron a la cárcel al vice de “TATA”

    ahora volviendo al último punto… siempre que voy a una farmacia veo en el pc “Usuario – COBOL” “CAJA – COBOL” XDDDD y según he leído es muy difícil pasar de win a linux esos programas… aparte que hay muy pocos programadores de ese lenguaje, y les costaría mucho dinero a las farmacias (y a las demás empresas que usen esos programas) por lo que no creo que las farmacias quieran la migración XDD

    PD: si estoy mal en algo háganmelo saber :D
    PD2: quien será el nuev@ blogger@?

  2.   N@ty dijo

    El ‘chiste’ de migrar digamos, es que migren todos, y no algunos. Todos por igual.

    Podría repetir el trillado y desastrozo ejemplo de la utilización de OpenOffice y MSWord al mismo tiempo en la misma empresa, pero ya se los conté. esta misma experiencia desatroza ocurrió con el outlook y el Thunderbird: mails desfazados, caracteres locos y avisos que nunca llegaban.

    Igualmente, en los casos de migraciones los sistemas o tecnologías nuevas y viejas suelen convivir… al menos por un tiempo…

  3.   ffuentes dijo

    @N@ty claro, pero depende del caso y de la planificación, lo que me contái es un desastre, ya me lo imagino, pero qué tal si por cosas de la vida en una empresa a ciertos empleados solamente se les instalan programas libres (aquí estoy inventando que no están capacitados o no totalmente) y a otro grupo con una distro de Linux, ya no tendrían problemas de compatibilidad documental, los archivos circularían sin problemas y los informáticos y capacitadores podrían arreglar algún que otro bache.

    En resumen: Depende de los planificadores.

  4.   another_sam dijo

    Una traducción de un articulo del 11 de marzo:

    “Policía francesa: hemos ahorrado millones de euros con la adopción de Ubuntu”

    http://linuxfortargets.blogspot.com/2009/03/policia-francesa-hemos-ahorrado.html

    En el caso de la policía francesa fue:
    1º) OOo
    2º) Firefox
    3º) Thunderbird

    En el caso de una organización que conozco en la que usan 5 máquinas, la cosa está así:
    1º) Firefox (5/5, desde hace 2 años)
    2º) Thunderbird (5/5, desde hace 2 años)
    3º) OOo (2/5, desde hace 3 meses)

    Quiero apuntar que con la entrada de ODF y Office 2007 está emergiendo algo de caos en el intercambio de documentos entre el personal administrativo de ésta y otras organizaciones o personas con las que interactúan. Creo que a ello contribuye que uno de los settings por defecto de Windows XP sea “Ocultar las extensiones de archivo bla bla bla”.

    Solución ideal: migración total o nada.

    Solución real: migración progresiva o nada.

    Las migraciones fulminantes no existen. Las migraciones tienen tantas fronteras como usos se hacen de los equipos. Si en una organización hay 12 personas que se reparten el uso del ordenador de esta forma:
    – 10 le dan el uso A
    – 1 le da el uso B
    – 1 le da el uso C
    tendrás que hacer tu migración en 3 fases, por increíble que parezca.

    Y en cada fase habrá tantas subfases como aplicaciones se utilicen.

    Es muy importante que la productividad y la comodidad de los usuarios no salga del foco del responsable de la migración. Hay que pensar que, en el mejor de los casos, las decisiones precipitadas provocarán 8 horas de sufrimiento diario a cada uno de los afectados. En el peor de los casos se reinstalarán silenciosamente las aplicaciones antiguas sin que te des cuenta. En ambos casos, habrás creado rechazo a las aplicaciones que quieres implantar.

    Creo que a día de hoy la migración a SL está así:
    – Multimedia: Sin problemas. VLC en Windows y Totem con codecs automáticos on the fly en Ubuntu.
    – Mensajería instantánea: Sin problemas de productividad aunque sí estéticos. El MSN es mucho más bonito.
    – Navegación web: Sin problemas mientras no necesites alguna putamierda hecha en ActiveX. Por suerte son la excepción.
    – Correo: Sin Exchange sin problemas. Con Exchange no sé si hace falta algo más que activar POP3 o IMAP4 en el servidor.
    – Ofimática: Aquí no sé qué decir. No tengo suficiente experiencia. Eso sí, la policía francesa migró completamente de MSO a OOo hace 4 años y el equipo de Obama hizo un estudio el año pasado según el cual se podía usar OOo en el 99% de las oficinas federales de USA. No son malas referencias.

    Sitios en donde todavía veo imposible la migración masiva es en oficinas de CAD o de diseño gráfico. Ni el AutoCAD ni el Photoshop van bien en Wine. Aunque esto puede comenzar a cambiar en los próximos 2-3 años porque Wine está mejorando notablemente y poco a poco también aparecen y evolucionan alternativas que pueden reemplazar a AutoCAD y Photoshop para algunos casos, como Qcad, SketchUp, GIMP, etc.

Escribe un comentario