Los tipos de nube. La nube pública y sus características

Los tipos de nube. AWS fue la primera de la historia

Llegamos al tercero de esta serie de artículos dedicados a difundir los aspectos básicos de la computación en la nube y las alternativas de código abierto disponibles para que los usuarios puedan seguir manteniendo el control de la privacidad y propiedad de sus datos.

En el primero repasamos los antecedentes tecnologicos que llevarían a la aparición del paradigma de computacion enla nube y en el segundo enumeramos los hitos más importantes que lo llevaron a ser predominante.

En vista de que esta serie apunta a ser más larga que una de las sagas de Rick Riordan, aprovechen el formulario de comentarios para sugerir que temas quieren que toquemos relacionados con la nube.

A los efectos de este artículo consideramos a la computacion en la nube como una forma de gerenciamiento de los recursos informáticos en la cuál se sustituyen los equipos locales y dispositivos de almacenamiento por infraestructura virtual. El acceso de los usuarios a los recursos de procesamiento y almacenamiento se produce en forma remota. En tanto, los recursos son asignados de manera instantánea a medida de que el usuario lo va necesitando.

En esta serie de artículos utilizamos mucho la palabra tercerización. Como ya expliqué en el primer post, no se refiere a la propiedad de los equipos informáticos utilizados, sino a la delegación de tareas que antes se hacían en el equipo local del usuario a un equpo remoto.

Los tipos de nube. Qué es la nube pública

A medida de que la tecnologia va avanzando, las fronteras entre los tipos de soluciones disponibles van diluyéndose. Sin embargo, dado que este blog va más dirigido a usuarios amateurs que a profesionales, podemos utilizar el siguiente criterio según parámetros como la propiedad, los objetivos, la cantidad de usuarios y la forma de gestión.

Es así que podemos hablar de:

Nube pública: La propiedad y gestión de los recursos está a cargo de un tercero quién los asigna de acuerdo a las necesidades de diferentes usuarios finales que no tienen relación entre ellos.

Nube privada: Se trata de una solución de computación en la nube desarrollada para un usuario específico (tengan en cuenta que este usuario suele ser una gran organización) Es posible que dicho usuario sea el propietario de los recursos y/o que estos estén alojados físicamente dentro de sus instalaciones.

Nube híbrida: En este caso tenemos una combinación las dos anteriores. Es posible algún grado de intercambio entre ambas.

Multicloud: Aquí estamos subiendo la apuesta. En este caso los usuarios tienen acceso a múltiples nubes de ambos tipos. Estas pueden estar o no interconectadas.

La nube pública

Una nube pública consiste en un conjunto de servicios prestados en forma virtual. Dichos servicios son brindados por un tercero que opera el hardware y el software necesario y va asignando los recursos de acuerdo a las necesidades de los clientes. La asignación suele hacerse en forma automática.

Con respecto al software y hardware necesario para su funcionamiento, las nubes públicas se crean de la misma forma que las privadas. Los dos tipos usan un conjunto de tecnologías para virtualizar los recursos en grupos compartidos, agregar una capa de control administrativo y automatizar las funciones de autoservicio Lo que hace pública a una nube es el que los destinatarios del servicio son múltples clientes individuales.

El gran desafío es lograr que toda esa tecnología se integre en forma homogénea entre sí y con la tecnología utilizada en forma interna por cada uno de los clientes.

Cómo funciona una nube pública

La mejor manera de entender como funciona una nube pública es pensar en la forma en que tenemos acceso a la electricidad, el gas o el agua corriente.

Aún aquellos que somos dueños de la casa en que vivimos, no somos los dueños del agua que tomamos, el gas con que calentamos nuestra comida o la electricidad con la que nos iluminamos. Más importante, tampoco tenemos responsabilidad de mantener la infraestructura que hace posible que nos lleguen.

Lo mismo sucede con el servicio de nube pública. Como usuarios no somos dueños del hardware que utilizamos, no podemos tomar decisiones acerca del software que corre ni tenemos que preocuparnos por las actualizaciones de las aplicaciones o por llevar a reparar los servidores cuando alguno deja de funcionar

¿Es buena idea aplicar el modelo de los servicios públicos a los datos?

Cuando lleguemos a las ventajas y desventajas, lo veremos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.