Tal día como ayer nació Linus Benedict Torvalds

Linus escritorio de trabajo

Ayer hablé del día en el que nos dejó Ian Murdock, uno de los grandes de este mundo del software libre y Linux, fue un 28 de diciembre de 2015, pero no me olvidé de otra gran noticia que ocurría ese mismo día pero en 1969 en Helsinki, Finlandia. Allí nació un bebe al que llamarían Linus como el Premio Nobel de química Linus Pauling, ese pequeño se transformaría en un estudiante que cuando tuvo los conocimientos de C creó nuestro adorado kernel para lanzarlo en 1991. Sí, hablo del ingeniero informático y creador de Linux, Linus Benedict Torvalds que nació este día casi como una inocentada al software propietario.

Hijo de Nils Torvalds y Anna Torvalds, este sueco parlante ahora cuenta con 48 años a sus espaldas y nos ha dejado grandes momentos y por supuesto un gran proyecto: su kernel, nuestro kernel. A pesar de que esa es su mayor obra, también ha aportado otras menos conocidas por algunos, como por ejemplo git o subsurface. Durante su trayectoria ha trabajado en aquella compañía compañía misteriosa de microprocesadores Transmeta que se negó a dar detalles de lo que hacía durante algún tiempo hasta dar a conocer sus microprocesadores de bajo consumo Crusoe y Efficeon con un código llamado Code Morphing que fue parte del trabajo desempeñado por Torvalds allí. 

También pasó por la Open Source Development Labs desde 2003 hasta 2007 tras dejar Transmeta (1997-2003) y más tarde unirse a la Linux Foundation donde recibe su sueldo desde 2007 hasta el presente. Y continúa siendo el “comandante” del proyecto Linux aunque sus aportaciones se vayan reduciendo a un porcentaje de código relativamente pequeño. Es por todo esto por loque ha recibido numerosos reconocimientos, algunos bastante importantes como EFF Pioneer Award, Premio de Tecnología del Milenio, o la prestigiosa medalla Computer Pioneer Award de 2014 impartida por IEEE.

Pero estoy seguro que para él sus mayores logros en la vida no fueron estos, ni tampoco los mejores premios fueron los citados en el párrafo anterior, sino que son su mujer Tove Torvalds y sus tres hijas Patricia Miranda, Daniela Yolanda y Celeste Amanda…

Con éste artículo me despido de 2017 y deseo a todos los lectores de LxA una feliz Noche Vieja y sobre todo que 2018 sea un buen años para todos: lleno de salud ante todo para poder disfrutar del amor, y que la suerte nos acompañe también con ilusiones, proyectos nuevos, ya sean personales o laborales acompañados siempre de todos aquellos a quien queremos. ¡¡¡Feliz 2018!!!

FELIZ AÑO 2018


Un comentario

  1.   leo dijo

    Linux Torvlads, espero sigas activo por muchos años más apoyando GNU Linux

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *