Systemd-boot: una alternativa a GRUB

SysV ha sido desplazado de GNU/Linux y sustituido por systemd. No obstante, no gusta a todos por igual, y han sido muchas las críticas sobre systemd que incluso han llevado a crear distros derivadas sin este sistema tan complejo que poco tiene que ver con la sencillez y filosofía de UNIX que estaba presente en los anteriores sistemas. Pues bien, también existe un bootloader, es decir, un gestor de arranque relacionado con systemd.

Una alternativa a nuestro querido GRUB y que puede gestionar todo el proceso de arranque para tu distribución. Su nombre es systemd-boot. ¿Realmente te compensa sustituir GRUB por systemd-boot? Ahora te explicamos todo lo que debes saber sobre estos dos gestores de arranque para que puedas decidir con cuál te quedas.

Anteriormente systemd-boot se conocía como gummiboot, un nuevo competidor con GRUB compatible con sistemas EFI.  De hecho, systemd-boot, al ser un sistema de alto nivel, se enlaza con el bootlader nativo de la propia UEFI y ofrece un subconjunto de funciones básicas para seleccionar el sistema operativo. En cambio, GRUB es deiferente en ese sentido, y carga un sistema más completo para ofrecerte más opciones para administrar el sistema y con mayores capacidades.

En cuanto al código, ya sabéis que ambos son de código abierto, pero en el caso de systemd-boot es software con miles de líneas que no depende del resto de systemd, aunque se agregó a éste por su simplicidad. Al estar relacionado con éste, las unidades de arranque no tendrán la misma nomeclatura que GRUB, sino que se llamarán por su nombre registrado en el fichero de configuración de systemd.

Si tienes un BIOS, es decir, un sistema sin EFI, ya sabes que GRUB puede funcionar bien, y para sistemas EFI las nuevas versiones de GRUB también lo hacen. En cambio, systemd-boot solo trabaja con sistemas EFI puesto que depende de éste. En cuanto a simplicidad, ya dije que no ofrece opciones de configuración como GRUB, es veloz por su simplicidad y más robusto, pero te limita a la hora de realizar administraciones como se pueden hacer en GRUB antes de acceder al sistema operativo.

Por otro lado, systemd-boot usa ficheros de configuración separados por cada kernel o sistema operativo presente, y resulta simple de mantener cuando hay varios de ellos. Así mismo, puedes directamente copiar los ficheros de configuración para los nuevos sistemas que quieres arrancar en el directorio donde se encuentran los ficheros de configuración para agregar multiboot para esos nuevos sistemas.

Resumiendo, si quieres mayor flexibilidad, más capacidad de configuración/administración, GRUB sigue siendo tu mejor opción. En camio, si quieres algo simple, veloz y robusto, sencillo de mantener y configurar, pero sin tantas opciones, entonces puedes elegir systemd-boot…


Sé el primero en comentar