¿Son realmente difíciles las distros Linux difíciles?

¿Es difícil instalar Linux?

Todos tenemos nuestra distribución Linux preferidas. A algunos nos gustan las que nos permiten tener el ordenador listo para usar lo más pronto posible. Otros prefieren dedicar tiempo a elegir cada mínimo detalle de la configuración. La pregunta es ¿Son realmente difíciles las distros Linux difíciles?

Por supuesto, que el concepto de difícil o fácil es opinable. He escuchado a músicos de orquesta sinfónica (que tienen sobre sus espaldas varios años de estudio) decir que no pueden hacer cosas que sus colegas de Tango o Jazz (en muchos casos amateurs) hacen.  Eso tiene que ver con la forma en la que se aprende y práctica

En otras palabras, si creciste con la generación de la interfaz gráfica, instalar desde la terminal puede resultar un choque cultural, pero para quienes nos iniciamos con la Commodore 64 tipear comandos es como volver a casa.

Qué significa difícil

La RAE define a la palabra difícil como un adjetivo para algo que presenta obstáculos. Si buscamos la definición de esta última palabra nos informa que es un impedimento, dificultad o inconveniente.

Debemos tener en cuenta que las causas de la dificultad varían. Tenemos, por ejemplo:

  • Cantidad de pasos para lograr un objetivo: No es lo mismo una distribución que ya viene configurada para utilizar un escritorio que una en la que tienes que escribir una serie de comandos para indicarle que escritorio tiene que descargar e instalar.
  • Documentación: Si sabes lo que tienes que hacer, El Gimp no es más complejo que Photoshop. Sin embargo, Photoshop tiene millones de tutoriales sobre cómo hacer cualquier cosa mientras que la documentación de El Gimp no es tan completa.
  • Especificidad: Dice el refrán que si solo tienes un martillo verás todos los problemas como clavos. No es tan así, pero aunque puedes abrir una lata con un martillo y un destornillador, resulta más fácil hacerlo con un abrelatas. De la misma forma, aunque técnicamente puedas instalar todos los programas en cualquier distribución Linux, si quieres jugar, va a resultar más fácil hacerlo en SteamOS que en Red Hat Enterprise Linux.

¿Son realmente difíciles las distros Linux difíciles?

En octubre del 2006 compré un ordenador con placa madre Foxconn. Los memoriosos recordarán que Foxconn odiaba a Linux y en una época era imposible hacer funcionar ninguna distribución.  Yo no lo sabía.

Para mi suerte, los desarrolladores del núcleo habían logrado solucionar los problemas de compatibilidad y justo salió Ubuntu 6.10. Solo tuve que iniciar sesión la primera vez con el monitor apagado y escribir un comando que ajustara la resolución del gestor de arranque.

En los años que llevo en Linux eso e instalar el controlador para que una cámara de fotos sin pedigrí funcione como cámara web fueron lo que más me costó. Solo tardé un par de horas de búsqueda en Google.

En mi opinión, si tienes el tiempo, la paciencia y las ganas, no se puede decir que sean realmente difíciles las distribuciones Linux difíciles. Lo que hay son distribuciones Linux que exigirán más de las tres cosas que otras.

La razón de ser de las distribuciones Linux más exigentes

Hace unos meses alguien me preguntó por qué uso distribuciones basadas en Ubuntu en lugar de usar Arch Linux. Le contesté que es por el mismo motivo que compro mi comida en el Carrefour que está a seis cuadras de donde vivo en lugar de salir a cazarla. TIempo y esfuerzo.

Alguno de ustedes podría decirme que tratándose de una distribución de actualización continua (Rolling release) a la larga Arch Linux terminaría ahorrándome más tiempo que una distribución que saca una nueva versión cada seis meses. Puede ser en el caso de usuarios normales, pero yo vivo probando programas de diferentes orígenes y descargando archivos que necesito temporalmente. Reinstalar dos veces por año tiene todo el sentido para mí.

Por el contrario, para quienes necesitan una configuración a medida, quieren controlar cada paso de la instalación o simplemente saber cómo funciona cada parte del sistema, elegir Gentoo o Arch Linux será una mejor opción. Ambas cuentan con una completa documentación.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   gacil dijo

    para mi solo hay una distro verdaderamente difícil y es gentoo, en mi opinión gentoo son palabras mayores, por muy buena documentación que tenga esa distro tiene un buen polvo. El resto no veo que sean difíciles, arch tardé 20 minutos en instalarlo siguiendo un tutorial y una vez lo tienes todo afinado ya es todo gráfico, lo veo muy simplón, lo único «difícil» es la instalación, más complejo sería slackware, aunque la instalación es más fácil, complejo es un decir, porque no es complejo es diferente, el problema de slackware es que da muchísimo trabajo el ponerla a punto y que tengas tiempo y ganas de todo eso, porque con slackware se pierde mucho mucho tiempo. Y el resto ya no veo que reviertan dificultad alguna, las únicas distro difíciles son gentoo y slackware, arch es seguir un tutorial y en 20 m la tienes y eso no se le puede llamar difícil. Gentoo tienes que compilarlo absolutamente todo, durante la instalación, después de la instalación y para mantenerla, eso sí es difícil.