Sobre la obsolescencia programada. Definición y tipos

Sobre la obsolescencia programada

La semana pasada, Darkcrizt comentó aquí y aquí la noticia de que muchos dispositivos dejarían de funcionar adecuadamente por no contar con certificados actualizados. Por mi parte, escribí varios artículos exteriorizando mi enojo contra Microsoft por no dejarme instalar Windows 11  haciendo un análisis objetivo y mesurado de la errónea decisión de Microsoft de establecer restricciones artificiales a la instalación de Windows 11.

Dado que ambos son claros ejemplos, es un buen momento para hablar sobre la obsolescencia programada.

Sobre la obsolescencia programada. Concepto

La obsolescencia programada es un conjunto de estrategias deliberadas destinadas a asegurarse que la versión actual de un determinado producto quedará desfasada o inservible en un plazo de tiempo predeterminado. De esta manera, los fabricantes se aseguran que los consumidores se verán obligados a reemplazarlo aunque funcione adecuadamente..

La obsolescencia puede lograrse mediante la introducción de un modelo con características superiores o diseñando intencionadamente un producto para que deje de funcionar correctamente en un plazo determinado. En cualquiera de los dos casos, se espera que los consumidores opten por el nuevo producto de la misma marca.

Muchas veces la obsolescencia no es sobre el propio producto sino aplicando restricciones al producto de un competidor con la ayuda de una tercera empresa.

Tipos de obsolescencia programada

Podemos  dividir la obsolescencia programada en 4 tipos:

1- Establecimiento artificial del plazo de duración

Los productos se fabrican con piezas cuya duración tienen una vida útil limitada cuando, si se usaran otras de calidad superior ese plazo se extendería.

2- Actualizaciones de software

Los desarrolladores de software sacan nuevas versiones de sus aplicaciones que en un momento determinado dejan de ser compatibles con dispositivos antiguos. En muchos casos se ha podido comprobar que esa incompatibilidad es  absolutamente artificial ya que al «engañar» al software este funcionaba sin problemas.

Recuerdo que tuve un PDA de la línea Palm (No recuerdo el modelo) La mía no se podía conectar a Internet, aunque el siguiente modelo (Obviamente más caro) si. Solo tuve que descargarme los módulos que alguien amablemente subió a Internet y funcionaron sin problemas.

Otra cosa muy común que nos pasaba a los linuxeros hace una década era la cantidad de sitios que no funcionaban con Firefox y exigían Internet Explorer.  Solo bastaba con cambiar la variable User Agent a «Internet Explorer» para navegar sin inconvenientes.

3- Obsolescencia percibida

Esta es una táctica psicológica, se trata de convencer al consumidor mediante publicidad y el uso de influenciadores de que el producto que se tiene actualmente está viejo y que se necesita uno nuevo. ¿Cuantos megapíxeles necesitas en tu teléfono para sacar una buena foto de tu gato?

4- Trabas a la reparación

Hace tiempo tuve un teléfono que estaba en las últimas. Ya no tenía botones y la pantalla táctil funcionaba como quería . Sin quererlo terminé llamando a alguien con quién no quería hablar. Como no podía cortar abrí el teléfono para sacarle la batería, pero no pude porque estaba incorporada. Finalmente terminé metiéndolo en el congelador para bloquear la señal.

Cuento esto, porque lo de impedir sacar la batería (Con la excusa de hacer los teléfonos más delgados) es una forma de obligar a los consumidores a recurrir a los servicios oficiales y a disuadirlos de reemplazarlas por sustitutos más económicos.

Otras tácticas son la utilización de piezas no estándar o que necesitan herramientas específicas para la reparación. Muchas veces se suele restringir el acceso a estas piezas.

Dos ejemplos de obsolescencia programada

  • iPhone cada vez más lentos: La Justicia francesa comleprobó que actualizaciones de software hacían cada vez más lento el rendimiento de los modelos más viejos. La empresa le echó la culpa a las baterías, pero pagó una compensación de 27 millones de dólares. Además rebajó los precios de sus baterías de repuesto para que los teléfonos fueran más rápidos con el nuevo software, y se comprometió a hacer más en el futuro para garantizar que los teléfonos no volvieran a ser más lentos.Con la salida de un nuevo iPhone cada año, estoy seguro de que hay algo de obsolescencia planificada en alguna parte.
  • Impresoras: Esto es algo que todos conocemos. Muchas veces nos encontramos con impresoras a precio rebajado, pero al momento de tener que comprar un cartucho de tinta nos encontramos conque este tiene un precio igual o superior a comprar una nueva. Además, se ponen restricciones a la recarga o al uso de cartuchos alternativas. Hubo denuncias de que algunos modelos dejaban de funcionar a partir de cierta cantidad de páginas impresas o cierto tiempo desde la primera impresión.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

3 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   vicfabgar dijo

    «Muchas veces la obsolescencia no es sobre el propio producto sino aplicando restricciones al producto de un competidor con la ayuda de una tercera empresa.»

    Aquí un ejemplo: Mi PC es un MEDION ERAZER, con un procesador AMD RYZEN 7 1800x y una RX480 montados sobre una placa AMI gestionada por MEDION y Windows 10 Home. Según informa AMD, el procesador está soportado por Ubuntu y por RHEL pero esto último dependerá del fabricante. La placa (ahora ya fuera de soporte) sólo puede ser actualizada a través de Windows, y el microcódigo inyectado está preparado para ejecutar sólo Windows 10. Manipulando cualquier parámetro para instalar cualquier distro, como puede ser desactivar Secure Boot, instalar sólo en UEFI o cambiar al modo heredado hace que el sistema se bloquee.
    Finalmente y después de pruebas y pruebas y más pruebas, durante meses, he sido capaz de tener Ubuntu o Debian de forma estable manipulando el procesador.

    Gracias por el artículo.
    Saludos.

    1.    Diego Germán González dijo

      Gracias por comentar.

  2.   Tepúflipo dijo

    Lo de la obsolescencia programada es el mito de nuestro tiempo.

    Creo que el mayor problema es de definición, porque se solapa con la “esperanza de vida” y las excesivas expectativas del comprador. La gente no entiende esos conceptos y siendo honestos, las empresas tampoco es que hagan muchos esfuerzos por que quede claro.

    La verdadera obsolescencia programada es eso de que los fabricantes sabotean sus propios productos para que fallen al cabo de un tiempo y, salvo muy contadas excepciones (que no hay que confundir con el puro fraude), no existe. Para que eso funcionase, todos los fabricantes tendrían que ponerse de acuerdo para no aprovechar el hueco de calidad que deja el otro y además asegurarse que no entra un nuevo competidor. Ni siquiera los monopolios lo usan porque no necesitan “convencer” al cliente para que les compre.

    Se suele argumentar que poniendo componentes de más calidad las cosas durarían más. Cierto, pero ¿de verdad pagaríamos más por ello? Nadie duda que los Audi duran más que los Ford porque están mejor hechos, pero es que tampoco cuestan lo mismo. Las baterías de Apple son mucho mejores que las de LG, pero tampoco pagamos lo mismo por un LG que por un iPhone. Usar titanio y fibra de carbono no es gratis y por eso los aparatos que se llevan la campo de batalla o a un hospital cuestan bastante más que los que tenemos en casa. Que la gente compre un microondas baratito marca ACME del supermercado de la esquina y luego se queje de que dura menos que el Electrolux del vecino no es debido al fraude sino a las erróneas expectativas del cliente. Yo hay veces que compro productos marca ACME y otras veces marca “lo-más-caro-para-un-rico” dependiendo del caso, pero sé que no compro lo mismo.

    Por otro lado, ¿tiene sentido que todo dure mucho? Todavía tengo los juguetes de cuando era pequeño, pero eso sólo significa que mis padres pagaron por el exceso de calidad ya que sólo tendrían que haber durado los dos años con los que quise jugar con ellos. Lo mismo se aplica a los lectores de cassettes, a las máquinas de escribir o a los monitores CRT de 14” que seguro que están acumulando polvo y sin que tengan uso alguno.

    Y por último, para no extenderme más, está lo de la dificultad de reparación. El mayor coste no está en las piezas, sino en la mano o de obra, de forma que aunque las piezas fuesen gratis, las lavadoras de cierta antigüedad seguirían sin repararse. Y aunque me den los manuales de servicio y yo no valore mi tiempo, la variedad de cosas que cada uno de nosotros es capaz de reparar es bastante baja. La realidad es que para hacer “reparable” de forma casera algo, los productos tendrían que ser más voluminosos, menos eficientes y mas caros. Al motor de un SEAT 600 le podía meter mano cualquiera, pero el cacharro iba a 80Km/h y el consumo se medía por superpetroleros y no por litros.