Snap vs Flatpak, una comparación menos técnica basada en el uso y sensaciones personales

Snap vs. Flatpak

Ya hace bastante tiempo desde que se empezaron a usar los paquetes snap y flatpak. Aunque llevaban ya un tiempo en pruebas, ambos se empezaron a usar de verdad en 2016, por lo que cualquier usuario de Linux habrá probado ya algún que otro paquete de este tipo. A principios de este año, mi compañero Diego escribió un artículo explicando las diferencias, ventajas y desventajas de cada uno, y hoy vamos a hacer un poco lo mismo, pero enfocando la información hacia el uso personal.

Adelantando un poco el veredicto, o parte de él, yo diría que hay que elegir uno u otro sólo cuando un paquete esté en los dos formatos, dependiendo de cómo nos funcione cada uno. También hay que tener en cuenta que los flatpak se actualizan más, mientras que los snap lo hacen sólo cuando se sube de versión. Es habitual ver que el flatpak se actualiza a la misma versión muchas veces, porque se supone que han corregido algo y la actualización llega tan pronto en cuanto suben el parche.

Snap y Flatpak, cuestión de gustos

Hay algunos paquetes en Flathub que llevan la etiqueta de alfa o beta, y lo hacen en el repositorio oficial, nada del beta. Otros paquetes se actualizan muy pronto, parecido a como lo hacen las distribuciones Rolling Release, y esto no siempre nos trae cosas buenas. Los snap se actualizan algo menos y suelen ofrecer versiones que parecen más estables, pero esta diferencia en general es poca.

Entonces, de cara al usuario final, ¿qué diferencias hay entre ambas opciones? Ya explicó bastante Diego, pero yo me quedaría con cuatro:

Software disponible

Creo que en cuanto a software disponible, Flathub gana por mucho a Snapcraft. De hecho, he visto en varias ocasiones como aplicaciones que estaban en Snapcraft desaparecían, mientras que en Flathub siguen estando y actualizándose. Los desarrolladores, por lo menos los medianos y pequeños, suelen elegir Flathub, y allí aparecen pronto todas las nuevas aplicaciones que llegan al círculo de GNOME. Una de las últimas, Retro, un reloj que se puede editar con reglas CSS.

Ahora bien, el diseño de los snap les hace ser una mejor opción para empaquetar y distribuir otro tipo de software, como drivers o incluso versiones de Python como la 3.8.

Integración con el sistema operativo

Tal y como decía Diego, «los paquetes snap tienen un completo sistema de permisos por lo que es posible configurarlos para que interactúen con el sistema operativo y las aplicaciones instaladas por el modo habitual«. Estos permisos permiten, valga la redundancia, que los paquetes snap se integren mejor con el sistema que los flatpak. Por ejemplo, hay aplicaciones multimedia que muestran información en el gestor de tareas de KDE cuando usamos la versión snap, pero sólo el icono de la aplicación cuando usamos la versión flatpak.

Velocidad de apertura

Esto puede parecer una tontería, pero no lo es. Hay que tirarle de las orejas a Canonical y decir que no se pueden esperar 10s a que se abra una aplicación en formato snap si se tiene un equipo con un buen procesador y disco SSD. Se está mejorando mucho con el paquete de Firefox, por lo que hay margen de mejora y hay que reducir el tiempo de carga. Los flatpak se abren mucho antes.

Software privativo

Puede ser algo que no gusta a muchos usuarios de la comunidad Linux, pero a veces es necesario usarlo. En Snapcraft está el Visual Studio Code de Microsoft (oficial) o el Steam de Valve con absolutamente todo en el mismo paquete. Las compañías importantes suelen elegir los snap, en parte por su diseño, pero también cuenta que Canonical llega a acuerdos con las empresas para que les den prioridad.

¿Qué instalo: snaps o flatpaks?

Como dije en el spoiler al inicio del post, creo que no hay que decantarse por uno por decreto. Hay que probarlos. Si se quiere algo más actualizado, probablemente haya que elegir el flatpak. Si se necesita mayor integración, quizá merezca la pena usar el snap. Si no se puede aguantar unos segundos a que se abra el snap, pues hay que ir a por el flatpak, y si se quiere algo menos corporativo, aunque Diego ya explicó que la sombra de Red Hat está presente, merecen la pena los flatpak. Por supuesto, si una de las dos opciones no funciona en nuestro equipo hay que usar la otra.

En lo personal, yo uso más los flatpak que los snap, pero principalmente por un motivo: el programa o aplicación que uso está en Flathub y no en Snapcraft. Ahora bien, si está en repositorios oficiales… Adiós a ambos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

3 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Ofic dijo

    Yo no uso, ni uno ni otro, uso lo oficial de la distro en cuestión que esté usando y punto, todo lo demas son experimentos. Ahora estoy con slackware y con debian y en ninguna he necesitado ni flatpak, ni snap.

  2.   Seba dijo

    En mi caso si no está en formato deb, depende; de ser una app que ocupo poco la prefiero en Appimage, si es mas recurrente la busco como Flatpak

    1.    Linux dijo

      Pues en mi caso si no está en el formato de mi distribución, la compilo y a correr, que esto es Linux.