OpenELA es una pésima noticia para el mundo Linux

OpenEla contribuye a crear un monopolio

Lo confieso, a veces me equivoco. Durante mucho tiempo fui un ferviente defensor de la incorporación de las empresas de software al ecosistema del software libre. Pero, OpenELA es una pésima noticia y la demostración de mi error.

En mi defensa, no son Microsoft o Apple las que están haciendo lo de adaptar, extender y extinguir sino empresas de larga relación con el código abierto como Red Hat, IBM, Oracle, SUSE o Google.

Por qué OpenELA es una pésima noticia

Mi compañero Darkcrizt escribió bastante sobre las recientes decisiones de Red Hat de cerrar el acceso a sus repositorios y cómo respondieron los proyectos de código abierto perjudicados.

La última movida fue la creación de la Open Enterprise Linux Alliance.

El anuncio, publicado el 10 de agosto de 2023 dice concretamente que:

CIQ, Oracle y SUSE anunciaron hoy su intención de formar Open Enterprise Linux Association (OpenELA), una asociación comercial colaborativa para fomentar el desarrollo de distribuciones compatibles con Red Hat Enterprise Linux (RHEL) al proporcionar código fuente Enterprise Linux (EL) abierto y gratuito.

Sobre las metas y plazos del proyecto se explica:

A partir de finales de este año, OpenELA proporcionará las fuentes necesarias para que existan versiones posteriores compatibles con RHEL, con un enfoque inicial en las versiones EL8, EL9 y posiblemente EL7 de RHEL. El proyecto se compromete a garantizar la disponibilidad continua de las fuentes de OpenELA para la comunidad de forma indefinida.

Los principios básicos de OpenELA, que reflejan el espíritu del proyecto, incluyen el pleno cumplimiento de este estándar existente, actualizaciones rápidas y soluciones seguras, transparencia, comunidad y garantizar que el recurso siga siendo gratuito y redistribuible para todos.

Suena fantástico, al menos si eres una compañía que usa Red Hat en su centro de cómputos, un prestador de servicios que no quiere pagar las licencias de Red Hat o una empresa que quiere sacarle mercado a Red Hat por precio o por servicios adicionales.

Pero, no es una buena noticia para el ecosistema Linux.

Estándares acordados y de facto

Hace unos cuantos años, cuando todavía la empresa desarrolladora del navegador Opera estaba en Noruega, un fabricante de hardware les prestó un servidor para que evaluaran la compra.

El encargado de hacerlo se encontró con que no podía entrar a la interfaz web de configuración, revisando el código descubrió que había una instrucción específica que bloqueaba el acceso al navegador Opera.

En aquella época Internet Explorer tenía el dominio casi total del mercado y un absoluto desprecio por los estándares de la W3C. Muchos desarrolladores simplemente se limitaban a bloquear a otros navegadores no compatibles con las tecnologías web de Microsoft.

Es decir que Internet Explorer era un estándar de facto.

Los estándares acordados son aquellos en los que la comunidad se pone de acuerdo con las especificaciones. Algunos ejemplos son HTM, Epub u ODF.

En un proceso conocido como coo-petencia las empresas y organizaciones colaboran para crear y difundir un estándar y compiten por ofrecer el mejor producto compatible con ese estándar.

No es el caso.

Adoptar, extender y extinguir

Adoptar, extender y extinguir es una estrategia para lograr el monopolio en la industria del software. Se compone de los siguientes pasos:

  1. Adoptar: Se anuncia el apoyo a un determinado proyecto comunitario o estándar y se le asignan recursos y empleados. Red Hat lo hizo con muchos proyectos de código abierto como GNOME o CentOS.
  2. Extender: Se usa el poder que da asignar el recurso y personal a esos proyectos para imponer tecnologías de desarrollo propio en lugar de alternativas. Por ejemplo, Wayland en lugar de X11 o Flatpak en lugar de Appimage.
  3. Extinguir: A través de organizaciones controladas directa o indirectamente se logra que las tecnologías del competidor se vuelvan irrelevantes y este deba abandonarlas o hacer más lento su desarrollo. Unity, MIr, Snap.

OpenELA es una mala noticia porque lo que hace es convertir a Red Hat Enterprise Linux en el estándar de facto para las distribuciones empresariales.  Algo parecido a lo que sucedió con Chrome cuando casi todos los navegadores adoptaron su motor de búsqueda como base.

¿Necesitamos un estándar para distribuciones empresariales? Probablemente sí, pero tiene que construirse en base a las mejores tecnologías existentes y no a los intereses comerciales de tres empresas.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   boesasi dijo

    bueno si tu lo ves asi… es al contrario el que quiere crear un monopolio es Red hat cerrando todas las puertas, esto es código abierto, no cerrado y por eso otros se unen para hacer lo que les dé la gana con total libertad, ya que eso es Linux, no la inquisición de Red hat.

    1.    Diego Germán González dijo

      Precisamente lo que estoy diciendo es que OpenELA contribuye al monopolio de Red Hat estableciéndolo como estándar de facto.

      1.    boesasi dijo

        como te he dicho, si tu lo ves asi…, openela es libertad, ante inquisición, ese estándar de facto, como tu dices, ya estaba antes con centos y no había, ni hay ningún monopolio, ves cosas donde no las hay.

  2.   Enso dijo

    Confieso que entendí tu punto de vista hasta llegar al párrafo final, pero me parece bastante lógico, es una adherencia de facto a RH en vez de plantear alternativas.