Los mitos y verdades acerca de la computación en la nube

Los mitos y verdades acerca de la computación en la nube
“Esto no es una nube…Solo es el ordenador de otra persona”. La frase que puede leerse en los stickers distribuidos por la Free Software Foundation y en camisetas que puedes comprar en Amazon, contituye uno de los mitos más conocidos acerca de la computación en la nube.

Por cierto, en su tienda la Free Software Foundation cobra con tarjetas de crédito. El importe de esas ventas se le deposita en la cuenta de un banco. Perdón, en la billetera de otra persona.

Chicanas aparte, hay una cosa que es cierta. La nube no es una computadora y no necesariamente tiene por que ser de otra persona

Los mitos y verdades sobre la computacion en la nube

Mito 1: Computación en la nube es un nombre marketinero para cobrarte más por el acceso a una computadora en forma remota

La nube no se trata de hardware ni se trata de distancias Se trata de la virtualización de los recursos informáticos y la asignación a cada usuario de los que necesitan. Esto los libera de preocupaciones como liberar espacio del disco o comprar un módulo más de memoria. El acceso a un servicio en la nube puede hacerse desde un navegador en el mismo equipo o de un teléfono conectado vía el cable usb.

Mito 2: La computación en la nube es un servidor como cualquier otro

La característica de la nube es que permite que el usuario se desentienda de la las limitaciones del hardware. Puede estar construida por un servidor o por quinientos. Podemos hacer nuestra nube a partir de una vieja notebook o de una computadora de placa única. La clave es que desde la experiencia de usuario se sienta como usando un mismo equipo.

Mito 3: Si usas la nube le estás entregando tus datos privados a otra persona.

Si, y cuando te vas a operar le estás entregando tu vida a otra persona. Cuando llevas el auto al taller le estás entregando tu integridad física a otra persona. Cuando vot… Bueno, tal vez ese no sea el mejor ejemplo para promover la nube.

El punto es que para vivir en la sociedad moderna tienes que confiar en otras personas. El secreto es elegir a proveedores confiables.

Y tampoco es que haya necesidad de confiar en otra persona. Exísten múltiples soluciones de código abierto para la creación de nuestra propia nube.

Mito 4: La computación en la nube no es para usuarios domésticos

Utilizo mucho el procesador de textos. Suelo bosquejar un texto en el teléfono, ampliarlo con la tableta y corregirlo en la computadora.

Hasta el momento utilizaba Office 365, la solución privativa de Microsoft que me evitaba tener que compartir el archivo en forma física o usando un servicio externo.

Pero, Microsoft decidió aumentar el abono.

Por otro lado estoy pagando por un alojamiento web que en este momento no utilizo. Las especificaciones del mismo permiten perfectamente instalar OnlyOffice o Collabora Office (un fork de LibreOffice). Ambas son suites ofimáticas online de código abierto. Ambas, también tienen aplicaciones para Android aunque la de Collabora todavía está en fase beta.

Ya les informaré de los resultados, y si sale todo bien, habrá tutorial.

Para tomar una decisión sobre si utilizar o no la computación en la nube, el criterio debería ser si nos conviene o no tercerizar la ejecución de los recursos informáticos. Por tercerizar me refiero a si necesitamos que los programas que usamos se ejecuten en el equipo que usamos.

Para poner un ejemplo:

Tus hijos usan su computadora ocasionalmente para escribir un texto para sus tareas escolares. La computadora se rompe.

Tal vez sería más negocio comprarte una Raspberry Pi, montar tu propia nube, agregar alguna de las suites ofimáticas mencionadas y que trabajen desde su teléfono, tableta o consola de videojuegos.

Mito 5: Hay que tener muchos conocimientos para montar nuestra propia solución de computación en la nube

Por supuesto que si vas a crear una solución de computación en la nube para una empresa multinacional necesitas un título universitario o al menos unos cuantos títulos de certificación. Si vas a armarla para los clientes de tu pequeña empresa te recomendaria recurrir a algunas de las alternativas preconfiguradas que ofrecen los proveedores de hosting. En caso de que quieras montarla en un servidor externo lo mejor sería que pasaras meses estudiando los manuales de configuración y consultando con los servicios de ayuda del proveedor.

Pero, si estamos hablando de una nube doméstica que solo va a utilizar tu familia, lo único que necesitas es saber seguir sencillas instrucciones. Tanto Bitnami como Uninvention ofrecen aplicaciones preconfiguradas para facilitarte la tarea.

Enlaces al resto de los artículos de la serie

Prehistoria de la computación en la nube.
Historia de la computación en la nube.
Tipos de nube. Características de la nube pública.
Características de la nube privada.
Características de la nube híbrida.
Características de las nubes múltiples.
Lista de servicios en la nube (Primera Parte).
Lista de servicios en la nube (Segunda Parte).
Componentes de la infraestructura de la computación en la nube


4 comentarios, deja el tuyo

  1.   anonimo dijo

    Y se te corta la conexión a internet y puedes seguir trabajando en la nube y disfrutando del no acceso a tus datos remotos.
    Gente ya basta, dejen de tapar el sol con el dedo, no se dan cuenta que todo es un gran negocio
    y se lo venden como arena en el medio del desierto a los que nada saben de informatica.

    1. Si se te corta la conexion a Internet puedes usar el móvil como modem

  2.   01101001b dijo

    ““Esto no es una nube…Solo es el ordenador de otra persona” no es un mito; es una verdad a prueba de balas.

    “Se trata de la virtualización de los recursos inform…”, ah, x favor. La hoja del árbol no les deja ver el bosque. Toda virtualización se basa, a la larga o a la corta, en hardware. En este caso, de terceros. Q no sea un ordenador sino “varios” (reales o virtuales) y no se trate de una “persona”, sino de “varias”, es una distinción q no hace diferencia.

    La nube no es ninguna solución mágica. Es solo una opción más. Si se opta x usar alguna, mejor no suponer nada y verificar todo.

    En lo personal, prefiero usar mi propia “nube” ( = servidor de disco con acceso web). YT está lleno de tutoriales de cómo hacerla.

    1. Del artículo
      “Y tampoco es que haya necesidad de confiar en otra persona. Exísten múltiples soluciones de código abierto para la creación de nuestra propia nube.”
      Gracias por comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.