Lo que sabe Microsoft de nosotros cuando usamos Office

Microsoft sabe de nosotros nuestras faltas de ortografía

Microsoft envía datos a la nube para entre otras cosas mejorar su corrector ortográfico.

Microsoft Office sigue siendo la suite ofimática más usada, sobre todo en el ámbito corporativo. Eso hace que muchos no tengan otra alternativa que usarla.Y ahora que su configuración de privacidad por defecto cambió, que envíen datos Veamos qué es lo que sabe Microsoft de nosotros cuando usamos sus herramientas.

A decir verdad, Microsoft avisó de esos cambios que afectan a las versiones a partir de la compilación 1904. Un asistente te informa de por qué se recopilan esos datos. Solo tienes que pulsar Aceptar. O, hacer lo que nadie hace, tomarte la molestia de leer la documentación.

No te preocupes, nosotros lo hicimos por ti.

Quiero aclarar que no soy Stallman. Uso los productos de Microsoft y entiendo que dar esos datos es el precio por una mejor experiencia de uso. Lo que me parece mal es que la configuración de menos privacidad venga configurada por defecto. Tampoco es demasiado intuitivo el encontrar como modificarla si una cambió de idea posteriormente. Por las dudas, los planes para entrar en la Casa Blanca, robar los códigos de los misiles nucleares y lanzarlos contra los blogs de la competencia, los escribí en Vim.

Pero, ¿Qué sabe Microsoft de nosotros?

Cuando iniciamos por primera vez alguna de las aplicaciones de la suite ofimática, o abrimos el asistente de configuración de privacidad nos encontramoss con el siguiente mensaje:

“Cuando usted confía sus datos a Office, sigue siendo el propietario de los mismos. Es nuestra política no usar, o dejar que otros lo usen, con fines publicitarios”.

“Hemos actualizado la configuración de privacidad de Office para que sepa qué datos recopilamos y cómo los utilizamos”

Podemos dividir los datos en dos tipos:

  • Datos de diagnóstico.
  • Datos de experiencias conectadas

Los datos de diagnóstico

Según Microsoft, estos datos se recopilan para encontrar y corregir problemas, identificar y mitigar amenazas, y mejorar su experiencia. Estos datos no incluyen su nombre o dirección de correo electrónico, el contenido de los archivos ni información sobre las aplicaciones que no estén relacionadas con Office.

Hay dos tipos de datos de diagnósticos:

  • Datos de recopilación obligatoria: Ayudan a identificar problemas con Office que pueden estar relacionados con la configuración de un dispositivo o software. Por ejemplo, puede ayudar a determinar si una característica de Office se bloquea con más frecuencia en una versión particular del sistema operativo, con características recientemente introducidas, o cuando ciertas características de Office están deshabilitadas.
  • Datos de recopilación opcional: Si el usuario decide autorizar a Microsoft a recopilarlos, brindará información más completa sobre el uso de los programas. Algunos ejemplos de datos de diagnóstico opcionales incluyen datos que recopilamos sobre las imágenes que los usuarios insertan en los documentos de Word para poder ofrecer mejores opciones de imagen, o datos sobre el tiempo que tarda una diapositiva de PowerPoint en aparecer en pantalla.

Datos para experiencias conectadas

Las experiencias conectadas implican dos tipos de servicios:

  • Interacción del contenido local con los servicios en la nube de Microsoft.
  • Descarga de contenidos desde los servidores de Microsoft para usar localmente.

El primer tipo de experiencia incluye el análisis de textos para encontrar errores ortográficos, la traducción a otros idiomas o la conversión de páginas web. También puede transmitirse las presentaciones de Powerpoint a usuarios remotos o transformarlas en video.  En el caso de Excel poYo uso batante software privativo porque me resulta más útil el tiempo que me ahorran sus prestaciones que la libertad de poder leer y modificar el cósigo. dremos crear datos o pedirle a los servidores de Microsoft que detecten tendencias.

En cuanto al segundo tipo de experiencias, se refiere a la posibilidad de descargar tipografías, iconos, gráficos y modelos 3d. También podemos insertar contenidos de otros servicios como videos y formularios.

Alternativas para disminuir lo que sabe Microsoft de nosotros

Microsoft no es la misma empresa de hace 15 años, y Satya Nadella no es Steve Ballmer. Tampoco el mercado es el mismo.

Para empezar, a Microsoft ya no le interesa el mercado del escritorio ni los sistemas operativos. Por supuesto, que no va a renunciar al dinero que aún recibe por licencias y soporte técnico. Pero, de a poco se va convirtiendo en una empresa de servicios en la nube. Y los servicios en la nube requieren saber más datos de los usuarios.

Yo uso bastante software privativo porque me resulta más útil el tiempo que me ahorran sus prestaciones que la libertad de poder leer y modificar el código.  Y además la documentación suele estar más ordenada y es más fácil de encontrar que la del software libre. Pero, lo hago con los ojos abiertos. La forma de comunicar los cambios en la configuración de Office es una obra maestra de la ingeniería social. Está redactada para que la mayoría de la gente lea un par de líneas y pulse en Aceptar.

Sin embargo, si consideras que la integración con la nube no vale la pena sacrificar tu privacidad, aquí tienes algunas alternativas perfectamente funcionales:

Suites ofimáticas para el escritorio Windows que no envían datos.

  • LibreOffice: Es la más completa de las suites ofimáticas de código abierto y la que tiene mejor compatibilidad con los formatos de Microsoft Office de todos sus competidores. (Incluyendo los de software privativo). Incluye un procesador de textos, una planilla de cálculos, un programa de presentaciones, uno de dibujos y un gestor de base de datos. Su punto en contra es que no tiene aplicación para móviles.
  • OpenOffice: Es la más antigua de las suites ofimáticas de código abierto. Su desarrollo es lento ya que tiene pocos colaboradores, pero cuando sacan una nueba versión puedes estar seguro de que no tendrá problemas.  Hay una aplicación para móviles Android pero no es recomendable para pantallas de menos de 7 pulgadas.
  • Softmaker Office/FreeOffice: Se trata de software primativo. El primero es de pago, el segundo gratuito. Trabajan en forma nativa con los formatos de Microsoft Office y tienen aplicaciones mara móviles.

3 comentarios, deja el tuyo

  1.   Filipo dijo

    Me parece que los paquetes de ofimática de SoftMaker son los que ofrecen mayor compatibilidad con los formatos propietarios de Microsoft. Por lo demás, a estas alturas del partido, recomendar OpenOffice es un despropósito del tamaño de un buque.

  2.   Joselp dijo

    Tanto en mi equipo personal, como en los equipos del trabajo usamos LibreOffice, y apenas hemos tenido problemas de compatibilidad con otras empresas en cuanto a los documentos de office.

    Hace ya tiempo que no utilizo Office y no lo hecho de menos para nada. El que diga que no puede cumplir como sustituto de Office a un gran nivel, se engaña así mismo.

    En el trabajo hay más de 20 equipos trabajando con Libreoffice, Okular y Thunderbird como paquete de ofimática y sin problemas.

  3.   JBL dijo

    Otra razón más para usar software libre y formatos abiertos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.