LibreOffice vs. OpenOffice: ¿quién ganará el combate entre estas suites de ofimática en Linux?

LibreOffice vs. OpenOfficeEn cuanto a suites de ofimática, tenemos que rendirnos a la evidencia, a medias, y aceptar que Microsoft Office es la mejor. Lo es porque lleva muchos años existiendo, lo que ha hecho que lo use todo el mundo y, si queremos asegurarnos de que no hay problemas de compatibilidad al compartir, tengamos que usar la suite de la compañía que dirige Satya Nadella. Podemos usar Office en Linux, donde la mejor opción es usar su servicio web office.com, pero también podemos usar LibreOffice u OpenOffice. El problema es: ¿cuál elijo y por qué?

Esta es una duda que tenéis muchos y en este artículo intentaremos disiparlas todas. Teniendo en cuenta parte o todo lo que explicaré a continuación, yo veo un claro ganador, por lo menos en sistemas operativos Linux que es de lo que trata este blog. Si sois usuarios de Windows o macOS os diría que prácticamente os da lo mismo, aunque también hay motivos para elegir una de las opciones por encima de la otra. Empezaremos a explicar por qué hay dos opciones de lo que parece ser el mismo software.

LibreOffice y OpenOffice comparten código, abierto en ambos casos

Se podría decir que la versión original es OpenOffice, pero estaríamos siendo un poco vagos. El software original se llamaba StarOffice, lo que fue adquirido por Sun Microsystems a finales del siglo pasado, en 1999. Poco después, la compañía convirtió el código del software en abierto y, más tarde, le cambió el nombre al OpenOffice que todos conocemos. OpenOffice siguió adelante en manos de algunos empleados de Sun Microsystems y voluntarios.

Ya en 2011, Oracle compró Sun Microsystems básicamente para destrozar el proyecto, o eso es lo que parece si tenemos en cuenta que le cambió el nombre a Oracle OpenOffice para crear confusión entre los usuarios. Por si eso no fuera suficiente, más tarde descontinuó el proyecto. Lo bueno es que la gente que había estado trabajando en OpenOffice creó LibreOffice, una suite de ofimática que está basada en el código OpenOffice.org.

El final de esta historia es bien conocido: la mayoría de distribuciones de Linux se pasaron a LibreOffice. Cuando parecía que lo de OpenOffice era una muerte anunciada, Oracle donó su marca a Apache, quien ha seguido manteniendo OpenOffice hasta la actualidad y lo que conocemos hoy en día en realidad se llama Apache OpenOffice.

Bien: ¿y en qué se diferencian LibreOffice y OpenOffice?

Las diferencias son mínimas. Como ya hemos explicado, ambas se basan en el código de OpenOffice.org, por lo que los cambios son comparables a los que existen entre Chromium y Chrome: cambios mínimos, temas de licencias, instalación, etc.

Sí hay algunas cosas más claras: los pesos pesados que mantenían OpenOffice se fueron a LibreOffice, lo que se ha traducido en que el segundo se desarrolla a mayor velocidad que el primero, lanzando también mayor número y más frecuentes actualizaciones.

Las imágenes anteriores son un ejemplo de las diferencias que nos encontramos al usar ambas opciones. Se trata de Writer, el editor de textos equivalentes al Word de Microsoft, al abrirlos por defecto. LibreOffice muestra una interfaz mucho más limpia que OpenOffice, aunque se pueden abrir las opciones o herramientas y quedarían casi iguales.

LibreOffice contará las palabras en tiempo real sin tener que hacer nada, mientras que OpenOffice lo hará si rebuscamos un poco por sus opciones. Básicamente, tanto en Writter como en el resto de programas de las suites las diferencias son cómo han preferido unos y otros mostrar la información desde el principio

Lo que sí se puede hacer en LibreOffice que no se puede hacer en OpenOffice es integrar o embeber documentos, lo que sirve para que un documento se vea igual en cualquier sistema operativo. Y es que LibreOffice puede introducir cambios más rápidamente que OpenOffice por un tema de licencias que explicamos a continuación.

Mismo código, diferentes licencias

Apache OpenOffice usa la licencia propia de su compañía (Apache), mientras que LibreOffice usa una licencia dual LGPLv3 y MPL. Sin entrar en detalles, esto se traduce en que LibreOffice puede coger código de OpenOffice e incorporarlo en su software, pero Apache no puede hacer lo mismo para añadirlo en su suite de ofimática.  LibreOffice es desarrollado y soportado por una comunidad mayor que la de OpenOffice, por lo que todo lo nuevo llegará antes a la opción “Libre” que a la “Open”. Y cuando OpenOffice tiene una buena idea y la incorpora a su software, este tema de licencias le permite a “Libre” copiarlo inmediatamente y añadirlo al suyo, usando el mismo código sin problemas de Copyright.

¿Quién gana el combate?

Como usuario de Linux, yo lo tengo clarísimo: LibreOffice gana por KO. Su mayor comunidad de desarrolladores le permite añadir funciones más pronto y disfrutar de mayor soporte y número de actualizaciones. Además, todo lo nuevo que introduzca OpenOffice va a estar IGUAL en LibreOffice más pronto que tarde.

Algo que también es digno de mención es cómo se instala el software: en la mayoría de sistemas operativos Linux, “Libre” viene instalado por defecto, por lo que ni siquiera tendremos que instalarlo nosotros. Por otra parte, para instalar OpenOffice en sistemas operativos como Ubuntu, por ejemplo, tenemos que ir a su página web de descargas, descargar un archivo con un montón de paquetes DEB, introducir un comando para instalar el software, introducir otro comando para instalar la integración y, en ocasiones, ni siquiera aparece como instalado en el menú de aplicaciones (me ha pasado recientemente realizando una prueba).

LibreOffice está en los repositorios por defecto de muchos sistemas operativos Linux, por lo que podemos instalarlo desde los diferentes centros de software haciendo un par de clics. Eso sí, si queremos instalar la última versión en el momento de su lanzamiento, el sistema de instalación será parecido al de OpenOffice. La cosa cambia un poco si somos usuarios de Windows o macOS, más que nada porque ambas suites se instalan igual. Lo que no cambia es cuándo se actualiza cada uno y se añaden nuevas funciones, así como el soporte recibido.

Otra cosa a tener en cuenta es que tener detrás a una compañía importante puede traducirse en patrocinios, lo que podría significar que un software precisara OpenOffice para funcionar (p.e.: traductor Salt). Lógicamente, si encontramos algo que precise tener instalado OpenOffice, esta será nuestra única opción válida.

¿Con cuál te quedas tú: LibreOffice u OpenOffice?

10 comentarios, deja el tuyo

  1.   Sete dijo

    Yo me quedo con SoftMaker Office.
    Para mi gusto es muchísimo mejor que las 2 mencionadas. Es de pago, pero muy barata.

    1. Coincido con lo de Softmaker, además tiene un manual completo y versiones para móviles. Esas son las grandes falencias de LibreOffice. Auqnue tiene un manual no está actualizado ni completo

  2.   Gustavo dijo

    Me parece que el autor del articulo no tiene mucha idea.Openoffice ya no tiene continuidad desde hace tiempo.De hecho,el Ministerio Justicia ya no usa openoffice y en su lugar ha instalado el libreoffice.Openoffice ha sido descontinuado. Por favor informate mejor antes de redactar.

    1.    Pablinux dijo

      Ha sido actualizado hace 6 meses (APACHE OpenOffice).

      Un saludo.

  3.   Miguel Mayol i Tur dijo

    AndrOpen Office en Android existe y viene muy bien tenerla instalada y desafortunadamente Libre Office no ha hecho su versión.
    Por el resto no conozco a nadie que use Apache Open Office y no Libre Office en la actualidad.

  4.   Martin D dijo

    Yo uso OpenOffice en mi trabajo pero es sumamente limitado con respecto de las otras suites en el mercado. Hay problemas con algunos funcionamientos que están presentes desde versiones iniciales que no han sido resueltas aún. Pero, en cuanto a estabilidad y velocidad es excelente.
    En mi vida diaria uso LibreOffice que es casi totalmente compatible con archivos de Excel y tiene muchas funciones inestimables que hacen mi vida más fácil. Pero es más lento, inestable en ocasiones y lanzan tantas versiones seguidas que olvidan la estabilidad o que todo esté funcional por cumplir los plazos. Hasta cierto punto parece que nunca termina de estar listo.
    Sin embargo, me quedo con LibreOffice sin dudarlo.

    1.    Pablinux dijo

      Hola, Martín D. Lo de los bugs es algo que dicen ellos mismos. Por ejemplo, ahora están por la 6.2.4 pero recomiendan la 6.1.6 si dependes de un software estable y seguro. Cuando lanzan 5 o 6 versiones de mantenimiento (lo que coincidirá con la v6.2.5) ya la recomiendan. Lo que puedes hacer es usar la versión recomendada.

      Un saludo.

  5.   Reddish dijo

    Dejé de usar Openoffice hace muchos años. Hoy uso Libreoffice que cumple con todo lo que necesito y mucho más.

  6.   Aradnix dijo

    A mí no me gustan en absoluto las suites ofimaticas, en general son una solución bastante obtusa para crear un montón de tipos diferentes de documentos y lo son porque siguen a pies juntillas el jodido paradigma WYSIWYG y sobre todo la torpe implementación que hizo Microsuave y que es de toda la vida.

    LibreOffice tanto como OpenOffice, cuya versión más recientes de hace un año y no sé si por ello Gustavo ya la da por muerta, resultan bastante feas en algunos rubros de presentación de documentos pese a sus constante mejoras. Creo que la mayor queja en un mundo apabullado por el Office de Microsuave es la notoria incompatibilidad visual de estas dos suites con la que domina el mercado y estog enera bastante problemas aunque no es culpa de los desarrolladores de estas suites, eso lo tengo claro.

    A mi modo de ver su mayor logro es haber establecido el ODT como una apuesta a un formato estándar, abierto y transparente. El problema es que no ha logrado la masa crítica como para cumplir con ello y equilibriar la correlación de fuerzas con la dominante y otras como WPS Office que le han apostado a ser lo más compatible que se pueda con la suite de Microsuave.

    Yo solamente ocupo Calc para importar archivos csv que a veces otras opciones no leen y desde luego cuando llega a caer en mis manos algún archivo odt, fuera de ello prefiero usar otras herramientas para la creación de documentos y presentaciones.

  7.   Hernán dijo

    Sin dudas me quedo con el LibreOffice.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.