Le he instalado Plasma Bigscreen a mi centro multimedia y es de lo mejor que he podido hacerle, aunque tiene margen de mejora

Plasma Bigscreen

Desde hace ya mucho tiempo, mi centro multimedia es un portátil algo viejete. No es muy potente (Intel i3, 4GB de RAM y disco rígido), pero me sirve para jugar a emuladores de hasta PlayStation 2 y ver todo tipo de contenido con Kodi y otros programas. Aunque tiene Manjaro KDE, se mueve con dificultad, pero Plasma Bigscreen ha venido al rescate.

Plasma Bigscreen viene justamente de la «Smallscreen», o por lo menos se parece. Es como Plasma Mobile pero para pantallas grandes. La intención de KDE fue crear una interfaz que fuera más fácil de usar con un mando y por voz, pero también es más ligera que la versión normal de Plasma. Por lo tanto, en mi caso es un Win-Win.

Plasma Bigscreen es más ligero que Plasma normal

Yo lo único que necesito en ese equipo es que el sistema operativo funcione bien y no tarde demasiado tiempo en abrir aplicaciones. Por ejemplo, Pamac (Añadir/Quitar software) tarda un rato largo en abrirse en ese portátil cuando está en Plasma normal, pero no tanto en Plasma Bigscreen. Y lo más curioso es que el Monitor del Sistema del propio KDE dice que consume más RAM, pero…

NM: Necesita Mejorar

Aunque mis impresiones son positivas, sólo se basan en el rendimiento, por lo menos en su mayoría. Pero hay puntos en los que podría mejorar. Actualmente yo estoy en la v5.27.x, y aquí van los pros y contras de usar Plasma BigScreen:

Lo que no me gusta

  • Las aplicaciones no se abren a pantalla completa: Creo que, por defecto, las aplicaciones deberían abrirse a pantalla completa como en Plasma Mobile.
  • Barra superior, ¿para qué?: Las aplicaciones tienen una barra superior y creo que está de más. Esto es una opinión personal, pero estando en una tele o algo similar, las aplicaciones deberían estar a pantalla completa y pasar de unas a otras con el mando o con atajos de teclado, como pasa en móviles o con gestores de ventanas.
  • Algunas aplicaciones salen duplicadas: Esto es algo que también he visto en Plasma Mobile, y es que los lanzadores de algunas aplicaciones se ven dos o más veces.

Aplicaciones duplicadas

  • Sin dock ni aplicaciones favoritas: A mí me gustaría que hubiera un apartado tipo dock o aplicaciones favoritas. Tiene «Recientes», y lo que más abramos estará ahí, pero no es lo mismo.

Tampoco me gusta algo de lo que hablaremos más adelante, y es que me preocupa su desarrollo. En un principio había imágenes basadas en KDE neon, pero ya no existen.

Lo que me gusta

  • Fluidez: como ya he mencionado, Plasma Bigscreen es más fluido que Plasma normal, y eso que el escritorio de KDE ya suele ir bastante bien.
  • Animación de apertura: Plasma Bigscreen abre las aplicaciones como lo hace Plasma Mobile: se ve una animación con el icono de la aplicación con un color de fondo que depende del color del mismo, y esto se ve a pantalla completa. Lo malo es que la aplicación luego no estará a pantalla completa y tendrá barra superior. No me gusta así, no en Bigscreen.

Lo que no he probado

No he probado nada de mandos de TV ni Mycroft. Plasma Bigscreen está diseñado para usarse con un mando y con la voz, y yo ni lo he intentado porque no lo necesito. Yo tengo un teclado inalámbrico, y me es suficiente con las teclas de navegación. Tampoco he navegado por las «skills» del proyecto, pero porque sencillamente no es lo que busco.

A mí me es suficiente con una interfaz que no me obligue a usar el panel táctil y que además sea fluida, y eso lo ofrece Bigscreen. Como es de KDE, si en algún momento necesito un escritorio completo, sólo tengo que cerrar sesión y entrar en Plasma.

Cómo probar Plasma Bigscreen

Plasma Bigscreen empezó como un sistema operativo completo basado en KDE neon, pero estas imágenes ya no existen. La información oficial dice que está disponible en postmarketOS, Manjaro ARM y como paquete de Debian, pero las imágenes de Manjaro tampoco existen. Sí está en sus repositorios oficiales, por lo que una de las opciones es instalar Manjaro o su versión ARM y luego instalar el paquete con sudo pacman -S plasma-bigscreen. En Debian y derivados, se puede instalar con sudo apt install plasma-bigscreen. En ambos casos, para entrar hay que cerrar sesión y elegir Bigscreen en la pantalla de login, y merece la pena instalarlo sobre Plasma normal.

Hace tiempo me preguntaba si merecía la pena, y ahora lo tengo más claro: en un equipo que se use como «set top box» y que encima tenga bajos recursos, si el sistema base tiene lo que podamos necesitar, merece la pena.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.