Cómo instalar Sublime Text en nuestra distribución Gnu/Linux

Imagen de la pantalla de Sublime Text

Los editores de código son programas cada vez más populares, no sólo en distribuciones Gnu/Linux sino también en otros sistemas operativos. Cierto es que Linux cuenta con dos herramientas muy potentes en este sector: Vim y Gedit. Pero a veces estas herramientas no se adecuan a las exigencias de los desarrolladores, como el ser multiplataforma o tener una interfaz gráfica amigable.

Muchos desarrolladores han apostado por el editor de código Sublime Text, un editor de código de pago pero se puede utilizar de manera gratuita. A diferencia de otros programas, Sublime Text te permite descargar, instalar y utilizar el programa, pero si queremos un funcionamiento premium hemos de pagar por la licencia. El precio de esta licencia ronda los 70 dólares, algo insignificante si somos desarrolladores pero incluso podemos utilizar el editor de código para un proyecto y luego pagar por ello.

Sublime Text no sólo ofrece compatibilidad con diferentes lenguajes de programación o ser un programa multiplataforma sino que también nos permite trabajar de manera eficaz y rápida gracias a sus funciones y complementos. Esto puede que sea la gran diferencia respecto a otros programas como Gedit o Vim.

Los creadores de Sublime Text han creado un paquete deb para poder instalar el editor de código en distribuciones basadas en Ubuntu y/o Debian. Para poder instalarlo sólo hemos de descargar el paquete de la página oficial de Sublime Text y utilizar el comando dpkg -i seguido del paquete deb. O si tenemos Ubuntu, podemos hacer doble click sobre el paquete deb.

Pero hay muchos usuarios que no utilizan estas distribuciones, para ellos, la instalación de Sublime Text se realizaría de la siguiente manera:

  • Descargamos el tarball en lugar del paquete deb.
  • Una vez descargado, descomprimimos el paquete y lo situamos en nuestra home.
  • Una vez descomprimido, ejecutamos el archivo llamado “sublime text” y podemos utilizar el archivo desktop para situarlo en el escritorio.
  • Si hacemos uso del archivo desktop, hay que editarlo y actualizarlo con la dirección nueva ya que sino no funcionará.

Si seguimos estos pasos podremos tener funcionando Sublime Text en nuestra distribución Gnu/Linux, sin necesidad de depender del paquete deb o de un emulador como Wine. Ahora no hay excusa para editar código con Sublime Text en Linux ¿ no creéis?


Categorías

Programas

Joaquin García

Historiador y amante de las Nuevas Tecnologías, llevo usando Gnu/Linux y Software Libre desde hace más de 10 años. Aunque me distro favorita es... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *