Google presenta GKE Autopilot, un administrador para configurar correctamente Kubernetes

Kubernetes es una plataforma de código abierto extensible y portátil para administrar cargas de trabajo y servicios en contenedores, promueve tanto la escritura de configuración declarativa como la automatización. Básicamente es un ecosistema grande que se expande rápidamente y que cuenta con una gran cantidad de servicios, soporte y herramientas.

Google hizo que el proyecto Kubernetes fuera de código abierto en 2014. El desarrollo de Kubernetes se basa en la década y media de experiencia de Google en la gestión de la carga y la escala en la producción, junto con las mejores ideas y prácticas de la comunidad.

Google Kubernetes Engine (GKE), anteriormente conocido como Google Container Engine, es un sistema de gestión y orquestación para contenedores Docker que se ejecutan en los servicios de nube pública de Google.

Google Container Engine se basa en Kubernetes, el sistema de gestión de contenedores de código abierto de Google. Las empresas suelen utilizar Google Kubernetes Engine para hacer lo siguiente:

  • Crear o cambiar el tamaño de los clústeres de contenedores de Docker.
  • Crear pods de contenedores, controladores de replicación, trabajos, servicios o balanceadores de carga.
  • Cambiar el tamaño de los controladores de aplicaciones.
  • Actualizar los clústeres de contenedores.
  • Depurar clústeres de contenedores.

Los usuarios pueden interactuar con Google Kubernetes Engine mediante la CLI de gcloud o Google Cloud Platform Console. Los desarrolladores de software utilizan con frecuencia Google Kubernetes Engine para crear y probar nuevas aplicaciones empresariales. Los administradores también utilizan contenedores para satisfacer mejor los requisitos de escalabilidad y rendimiento de las aplicaciones empresariales, como los servidores web.

Google ha reconocido que los usuarios tienen dificultades para configurar correctamente Kubernetes e introdujo el nuevo servicio llamado «GKE Autopilot» con el objetivo de simplificar la implementación y administración de nodos.

Los observadores dicen sobre Kubernetes que primero, ha ganado una importancia crítica en el espacio de la orquestación de contenedores, y segundo, su complejidad es tanto una barrera para la adopción como una causa frecuente de errores.

«A pesar de seis años de progreso, Kubernetes todavía está demostrando ser muy complejo», escribió Drew Bradstock, líder de producto de Google Kubernetes Engine (GKE), en una publicación que anunciaba Autopilot. «Y lo que hemos visto durante el año pasado es que muchas empresas dan la bienvenida a Kubernetes con los brazos abiertos, pero se enfrentan a su complejidad».

Gran parte de GKE ya es un servicio administrado, pero Google presentó Autopilot, un servicio de implementación para GKE, que agrega automáticamente una nueva capa delgada de administración.

Una de las diferencias entre los dos radica, entre otras cosas, en el nivel de gestión. Kubernetes funciona con nodos (servidores individuales), clústeres (una serie de servidores físicos o virtuales), contenedores (en los que se ejecutan los programas) y pods (un grupo de uno o más contenedores en un nodo). Si bien GKE administra a nivel de clúster, Autopilot también incluye nodos y pods en su herramienta de administración.

El mejor lugar para comprender las características y limitaciones de Autopilot es en su documentación, tomando nota de las opciones marcadas como «preconfiguradas» (lo que significa que no se pueden cambiar) para que los administradores tengan menos trabajo.

Esencialmente, es otra forma de comprar y administrar recursos de GKE que ofrece menos flexibilidad, pero más conveniencia. Dado que Google maneja una mayor parte de la configuración, ofrece un SLA más alto de 99.9% de tiempo de actividad para los módulos de piloto automático en múltiples áreas.

“Con el lanzamiento de Autopilot, los usuarios de GKE ahora pueden elegir entre dos modos de funcionamiento diferentes, cada uno con su propio nivel de control sobre sus clústeres de GKE y las responsabilidades de GKE relacionadas.

“GKE ya ofrece un nivel de automatización de vanguardia que hace que configurar y operar un clúster de Kubernetes sea más fácil y rentable que el bricolaje y otras ofertas administradas; El piloto automático representa un avance significativo. Además del plano de control completamente administrado que GKE siempre ha proporcionado, el uso del modo de operación de piloto automático aplica automáticamente las mejores prácticas de la industria y puede eliminar todas las operaciones de administración de nodos, maximizando así la eficiencia de su clúster y contribuyendo a fortalecer la seguridad.

Fuente: https://cloud.google.com


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.