Cómo elegir una distribución Linux. Método en 5 pasos

Como elegir una distro

Una pregunta que se repite mucho en grupos de usuarios, es la de con que distribución empezar o por cuál cambiar. A nivel de usuario doméstico lo único que se logra  son respuestas basadas en preferencias personales ( o más frecuentemente en antipatías personales)

La realidad es que hoy por hoy, la mayoría de las distribuciones apuntan a hacer las cosas más fáciles al usuario, por lo que a la hora de elegir una lo que importará son las necesidades y características propias de quién vaya a instalarlas

Por lo tanto, es uno mismo el que tiene que encontrar su propia respuesta.

Habiendo dicho esto, vamos a proponer como guía un método de 5 pasos para encontrar la distribución Linux ideal.

Cómo elegir una distribución Linux

Primer paso: Conseguir información

Lo primero que necesitas es conseguir toda la información que puedas sobre las diferentes distribuciones Linux. Un buen punto de partida es Distrowatch. Su buscador es una excelente fuente de información sobre las distribuciones Linux disponibles. Eso si. Ignora su ranking porque suele ser bastante tendencioso.

Otra buena alternativa es Linuxtracker,en la que también puedes encontrar un listado de opciones disponibles.
Una vez que armaste una lista de distribuciones, comienza a investigar sobre cada una de sus características y comentarios sobre las mismas.

Segundo paso: Organizar la información

La información que recopilaste se puede dividir en dos clases; hechos y opiniones.

Los hechos incluyen información técnica como los requisitos de hardware, los errores conocidos, la interfaz gráfica o el porcentaje de consultas de usuarios respondidas. Las opiniones son eso, opiniones. Deberías ser capaz de diferenciar entre las ideologizadas (tal distribución no es software libre) las motivadas por encono y las fundamentadas.

Con el tema de las respuestas a las preguntas, suele variar según el sitio. En AskUbuntu, un sitio de preguntas y respuestas sobre Ubuntu parecen estar más interesados en el cumplimiento de la etiqueta que en ayudar. Pero, es muy raro que te surja una pregunta que Google no sea capaz de responder.

Tercer paso: Encontrar factores comunes

Decir que todas las distribuciones Linux son iguales es una exageración. Pero, si hablamos de las que están dirigidas al usuario doméstico, se parecen mucho.

En varias de ellas puedes encontrar el mismo escritorio y selección de programas pero, con un diferente gestor de paquetes

En este punto lo que puedes hacer es investigar los programas para ver cuales te pueden resultar más útiles obuscar capturas de pantallas de los distintos escritorios para ver con cuál te sentirías más cómodos.

El escritorio KDE utiliza las librerías gráficas QT, Mientras que GNOME, Mate, Budgie y XFCE utilizan las librerías GTK. Aunque las aplicaciones que utilizan una de las librerías pueden instalarse en un escritorio que utilice la otra sin una diferencia de rendimiento demasiado apreciable, puede que quieras utilizar esto como criterio para elegir un escritorio.

El formato de paquetes es un punto importante. Hoy por hoy la mayoría de las distribuciones admiten el formato Flatpak (preferido por la comunidad de desarrolladores) y Snap (Preferido por las empresas que tienen versiones de programas para Linux) Además cuentan con sus propios repositorios que usan algunos de los formatos tradicionales pero que no son intercambiables. Las distribuciones basadas en Arch Linux suelen tener una comunidad bastante activa que mantienen al día los repositorios, mientras que las derivadas de Ubuntu obtienen lo mismo en formato DEB a través del agregado de repositorios personalizados.

Cuarto paso: Prueba

Una vez que redujiste la lista de distribuciones, llegó la hora de hacer una prueba de campo. Afortunadamente, esto puede hacerse sin modificar tu equipo.

Hay tres formas de hacer esto.

  • Modo live: Es una característica de las distribuciones Linux que permite probar sus características usando la memoria RAM como si fuera disco rígido.
  • Instalación en un disco extraíble: Linux admite la instalación en un pendrive a condición de que tenga la capacidad suficiente
  • Máquina virtual: Se trata de un software que simula ser una computadora en la que puedes instalar la distribución. Windows trae su propio cliente de máquina virtual llamado Hiper-V. Otra opción es Virtualbox

Quinto paso: Instalación en el disco rígido.

Si ya elegiste la distribución, el siguiente paso es instalarla en el disco junto a o en lugar de Windows. Recuerda tener copia de seguridad de los datos importantes y un medio de instalación de Windows.  No olvides tener en cuenta estas recomendaciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   AP dijo

    Casi lo más importante es el último paso y no se trata solo de «instalar», sino de comprobar que (todo) tu hardware es compatible y que cuentas con las aplicaciones que necesitas.

    Otra vez: no, las distros enfocadas al usuario doméstico son muy diferentes si te guías por Distrowatch. Ubuntu y Mint son distribuciones con un ciclo de actualización corto y largo (LTS), mientras Manjaro es de actualización continua y no necesita reinstalación o actualización a una versión mayor. Y MX Linux es una distro ligera y con una instalación poco común, al menos la última vez que la probé.

    Y lo más importante es la localización: que el soporte esté disponible en tu idioma, porque en algún momento necesitarás ayuda tras una actualización fallida o una aplicación que falla. Y cuanto más popular sea la distro mejor será el soporte, porque es comunitario, libre y gratuito.

    Saludos.

  2.   Gregorio Ros dijo

    Para quien empieza lo veo fácil, Mint aúna sencillez de instalación, uso y apariencia parecida a Windows, que el nuevo suele venir de allí y no es para traumatizarlo. Ahora bien, aquí terminan las facilidades, una vez que estar dentro es casi imposible mantenerte en una, cada dos por tres otra saca versión nueva y no hay quien resista la tentación, ¡Como tientan!.

  3.   Iván dijo

    Yo incluiría un paso intermedio entre el 2 y el 3 incorporando una consulta al sitio https://distrochooser.de/es/ , que (podría) ayudar en la selección de la distro correcta. Está en castellano, y se puede responder fácilmente, sin muchos conocimientos técnicos. Lo extraño es que cada vez que yo la testeo, me recomienda distros distintas :D No sé si es que lo mareo mucho con el cuestionario o si es una cosa aleatoria de la página. Muy buen artículo.

    1.    Diego Germán González dijo

      Buen dato