Overclocking en la Raspberry Pi

Placa Raspberry Pi 2

La práctica de OC no solo es cuestión de equipos grandes, también ha llegado a la Raspberry Pi. Un tema de interés que ha inundado la red al realizar los primeros overclocking a la Raspi para potenciar su SoC y conseguir sacar un poco de rendimiento a esta placa SCB de la que ya hemos hablado mucho.

El overclock, para los menos expertos, es una práctica que trata de aumentar el voltaje del chip para conseguir subir la frecuencia de reloj. Así se puede hacer que el SoC Broadcom de la placa trabaje a más Mhz de lo que trabaja cuando sale de fábrica. Eso por supuesto tiene riesgos, como un incremento de consumo, incremento de la temperatura y posibles daños.

Joost consiguió conectar un módulo EVGA Epower, muy conocido en la comunidad que practica OC, para conseguir suministrar más voltios a la pequeña Raspi. El resultado fue elevar a 1.8v en vez de los 1.25v que trae por defecto, con el consiguiente aumento de frecuencia. Para mitigar la alta temperatura se usó un tipo de refrigeración especial que bajaba la temperatura a 25ºC.

La frecuencia de reloj de la Raspberry Pi subió a más de 1.5Ghz, pero el sistema operativo dejó de arrancar. Pero por debajo de esta barrera sí que funcionaba. Sin duda un OC muy extremo teniendo en cuenta que la frecuencia base es de 700Mhz. Con la aplicación java HWBOT se pudo medir el rendimiento conseguido que fue todo un récord, con una puntuación de 795.18, aproximadamente la misma que los procesadores Atom más desactualizados de Intel (nada mal para un junior ARM).


Escribe un comentario