Los mejores editores de audio para Linux

Años atrás el mundo del diseño gráfico y de todo lo relacionado a la edición multimedia estaba completamente dominado por Apple, pero en los últimos años las herramientas del software libre han avanzado en forma notable para lograr hacerse de un lugar cada vez más importante en todo lo referente a estos trabajos. Ello de la mano de aplicaciones que a día de hoy son referentes como GIMP, Blender o Audacity, y por ello queremos mostrar algunas de los mejores editores de audio para Linux.

Se trata de un listado que de ninguna manera es determinante y absoluto sino que hay muchas herramientas que pueden quedar fuera de el pero ser valiosas, y es que como bien sabemos el software libre ofrece innumerable cantidad de aplicaciones capaces de satisfacer a todos los usuarios. Veamos pues, cuales son algunos de los editores de audio que destacan en el mundo Linux:

audacity

Audacity: se trata de un editor de audio que además de ser open source es multiplataforma, con versiones para Linux, Windows y Mac OS X por lo cual se encuentra disponible para una enorme masa de usuarios. Sus puntos fuertes son la interfaz avanzada pero limpia y ordenada, con la posibilidad de añadir pistas por capas y editarlas en forma simultánea o independiente, o la de combinar diferentes entradas y salidas de audio. Además, Audacity nos permite la grabación de audio con una latencia muy reducida y en un muestreo de hasta 384.000 hz si el hardware es capaz de ello. También hay soporte para la edición de voces y para eliminar ruidos estáticos, silbidos, tarareos u otros ruidos de fondo constantes, alterar las frecuencias con la ecualización, filtros FFT y amplificar los bajos o ajustar los niveles de volumen, y un aspecto muy importante y digno de destacar es que prácticamente todas las características soportadas en esta herramienta están disponibles mediante atajos de teclado por lo que podría decirse que la accesibilidad también es un punto a destacar.

kwave

Kwave: un editor de audio potente para los fanáticos del escritorio KDE, que no llega a ser tan avanzada como la anterior pero que ofrece la posibilidad de editar archivos de audio con soporte para múltiples pistas. Además ofrece funciones de corte, copia y pegado, hacer y deshacer en varios niveles y etiquetado de señales, y grabación o reproducción mediante ALSA u OSS; podemos importar y exportar archivos en formato MP3, Ogg/Vorbis o FLAC, y la posibilidad herramientas de análisis como Sonograma.

lmms

LMMS: su nombre completo es Linux MultiMedia Studio, y es una herramienta avanzada dirigida a músicos y a quienes se dedican a la edición multimedia. Por ello su interfaz emula en cierto sentido a la de las consolas de sonido, con controles de volumen o de balance que simulan ser deslizables como en el hardware real, aunque quizá una de las características que más me han sorprendido es la de Freeboy, un plugin que nos permite trabajar con el audio para que suene como si estuviésemos utilizando una consola portable GameBoy. Pero además LMMS ofrece la composición de canciones a partir de sequencias, mezclador de 64 canales, editor dedicado para secuenciar ritmos y bajos, una colección de instrumentos y efectos, Piano Roll y compatibilidad total con varios estándares como SoundFont2 (SF2), VST(i), LADSPA, GUS y MIDI.

jokosher

Jokosher: No todo en la vida son prestaciones profesionales como las del anterior, LMMS, sino que también es interesante ofrecer herramientas con un buen nivel de prestaciones y con una interfaz simple, con herramientas que nos permiten movernos dentro de la pista y la posibilidad de mezcla mediante sliders. A la hora de ponernos a trabajar en nuestra música, en Jokosher (basada en GTK+) tenemos importación y exportación de audio en los principales formatos: MP3, Ogg Vorbis, FLAC, WAV y todos los demás soportados por GStreamer, y podemos agregar instrumentos al proyecto, los cuales pueden ser silenciados de manera muy rápida y simple y también podemos renombrar a gusto.

Hemos querido mostrar 4 herramientas, dos más simples y dos más avanzadas, para que todos los usuarios tengan la posibilidad de elegir la que más y mejor se adapte a sus necesidades, en lugar de enfocarnos únicamente en las más potentes puesto que para muchos usuarios las utilidades más básicas muchas veces son más que suficientes.


Categorías

Multimedia

Willy Klew

Ingeniero en Informática, soy un fanático de Linux, Android, la programación, redes y todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías. Ex... Ver perfil ›

8 comentarios

  1.   dmnmsc dijo

    ¿Dónde quedó Ocenaudio?

  2.   A. C. Colón dijo

    Gracias por el aporte. Uso con frecuencia Audacity y es muy útil. De Jokosher y LMMS ya había escuchado, y me parece que los he probado en algún momento, pero actualmente no los uso. De seguro son herramientas muy útiles para aquellos que necesiten la funcionalidad que ofrecen. Kwave es nuevo para mí, nunca había escuchado de él.

    En nota aparte, también está Ardour que, mas que un editor de audio, es un DAW (Digital Audio Wordkstation). Es muy común entre músicos, especialmente aquellos que buscan una alternativa a ProTools. Aquellos que estén buscando un “editor” de audio con mayores capacidades y posibilidades de seguro encontrarán que Ardour es un programa muy capaz.

  3.   Moyo dijo

    Falta el mejor de todos, por lo menos para mi, Ardour

  4.   pirostan dijo

    que paso con ardour 3 ? supera a todos esos!!!! como que no se documentaron mucho antes de escribir la nota.

  5. Si, sin dudas falta Ardour una maravilla del SL y lo mas profesional en GNU/Linux

  6.   waxfalcon dijo

    Kwave no soporta MP3

  7.   albertotrabajos dijo

    Ardour es una bestia, muy estable, muy versátil, muy eficiente, y está teniendo un desarrollo espectacular en los últimos años. Ya van por la 4.7

  8.   albertotrabajos dijo

    Pero el que se come al resto con diferencia es Bitwig Studio, que no es solamente un editor de audio, ni es software libre, ni barato, pero es la única DAW absolutamente profesional y orientada al trabajo profesional con audio.

Escribe un comentario