Lakka, una distribución Linux para tener una consola retro

LakkaÚltimamente las placas SBC se están poniendo de moda, esto es debido a que junto una versión de Gnu/Linux, podemos obtener un ordenador personal por poco dinero, pero  ¿sólo eso? No, podemos conseguir más cosas, como servidores, centros multimedia e incluso consolas retro. Esto último está llamando mucho la atención, gracias entre otras cosas al proyecto Lakka, un proyecto que no sólo toma la base de Gnu/Linux sino que además lo modifica basándose en el proyecto OpenElec hasta tal punto que parece que tenemos la interfaz de la PlayStation 3.

Lakka toma ArchLinux como base y además de incluir esta distribución y la interfaz anteriormente mencionada, incluye varios emuladores y varias roms libres por defecto para que una vez instalada sólo empecemos a jugar.
Lo bueno de Lakka respecto a utilizar una distribución más generalista es que el equipo de desarrolladores de Lakka toma el hardware libre como base, de tal manera que la idea es que con un simple placa SBC como Raspberry Pi o como Banana Pi se pueda crear una consola retro como la antigua supernintendo.

Instalación de Lakka en una placa SBC

La instalación de Lakka es muy sencilla y fácil. Para ello sólo necesitaremos descargarnos la distribución, una tarjeta sd o microsd, esto dependerá de la placa sbc que usemos y un ordenador con Gnu/Linux.

Una vez que tenemos todo esto, nos vamos a la web oficial de Lakka y seleccionamos la imagen a descargar según el dispositivo de hardware que tengamos y el sistema operativo que utilizaremos para grabarlo. Una vez descargada, insertamos la tarjeta sd en nuestro ordenador y grabamos la imagen según la utilidad predeterminada o a través  de la terminal ( para usuarios avanzados recomiendo esta opción). Si utilizamos la terminal escribiremos lo siguiente:

sudo dd if = Lakka -. * Img of = / dev / sdX

En x de SD escribimos el número que nuestro ordenador dé a la tarjeta sd. Una vez grabada la tarjeta sd sólo tenemos que insertarla en la placa SBC y encenderla, tras unos minutos, la placa ya estará lista para utilizar como una consola retro.

Cómo instalar roms nuevas o propias

Una vez que tengamos Lakka instalado en la tarjeta sd, sólo tendremos que guardar las roms en la carpeta creada para tal fin. Para ello, sólo tenemos que conectarnos a través del puerto Ethernet ( actualmente Lakka no funciona muy bien con las redes wifi) y copiar las roms que queramos en la carpeta de roms. Otra manera más fácil y segura, sin necesidad de tener una conexión Ethernet a mano, es coger la tarjeta sd e insertarla en un pc, desde el pc navegamos y buscamos la carpeta roms dentro de la tarjeta. Allí copiamos las roms que queramos probar.

Conclusión

Si tenemos en cuenta el precio de una placa como Raspberry Pi y los costes de Lakka, podemos decir que actualmente es una de las mejores opciones de entretenimiento que existen, no por su potencia, sino por su relación entretenimiento/precio, aunque claro está siempre podemos recurrir a instalar en nuestro pc un emulador con las roms que queramos ¿Con qué versión os quedáis?


Escribe un comentario