Banshee 2.9.0, llega la primera versión basada en GTK3

banshee

Banshee es un reproductor multimedia muy potente y versátil, con soporte para una amplia variedad de formatos y con el siempre importante plus de ser multiplataforma. Sin embargo fue dejado de lado en Ubuntu 12.04 en favor de Rhythmbox, ello en parte debido al hecho de haberse quedado ‘estancado’ en GTK2, algo que se ve finalmente solucionado con la llegada de Banshee 2.9.0.

Se trata de la primera versión que se basa en GTK3 y es básicamente una versión de desarrollo que llega luego de más de 12 meses de trabajo intenso por parte del grupo de 19 desarrolladores y más de 25 traductores, y que eventualmente desembocará en Banshee 3.0, la próxima gran versión de este reproductor multimedia. Entre las novedades que trae podemos mencionar el hecho de añadir sincronización con dispositivos Symbian, y respecto a esto podemos decir que ahora todas las operaciones de sincronización utilizan actualizadores de progreso que nos permiten ver el estado de la tarea en tiempo real.

Hay mejoras de funcionalidad, como la que llega a Player Engine y su buscador de posición de reproducción mucho más preciso, o la que llega a la herramienta para subir los scrobblings a Last.fm. En cuanto a la interfaz, la herramienta de búsquedas puede ser ubicada en todo el ancho de la parte superior de la pantalla y luego recordar su ubicación, y además se han corregido un total de 37 bugs encontrados en la versión anterior (de los cuales podemos obtener información en las notas de lanzamiento).

Para instalar Ubuntu en Debian, Linux Mint o Ubuntu podemos ejecutar:

sudo apg-get install banshee

Aunque es interesante destacar que en el caso de Ubuntu sólo podrá ser instalado en Trusty Tahr y no en versiones anteriores.

Más información – Llega Banshee 2.4 con importantes mejoras


Categorías

Multimedia

Willy Klew

Ingeniero en Informática, soy un fanático de Linux, Android, la programación, redes y todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías. Ex... Ver perfil ›

Escribe un comentario